La Reunión

Las Bases para La reunión y el Compañerismo Cristiano

A lo largo de toda la Edad Media; propiamente llamada la Edad del Oscurantismo; aquellos que llevaron el nombre de cristianos, usaron la doctrina como justificación para la tortura y el asesinato del prójimo. Hombres y mujeres de Dios fueron quemados vivos por rechazar que el pan y el vino que se servían durante la comunión, fueran en realidad el cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo. Les encarcelaban por no creer que Maria, la madre de Jesús, entre muchos otros santos fuera la mediadora entre Dios y los hombres. Ellos sufrieron a mano de aquellos que eran considerados líderes de la iglesia, por rehusarse al bautismo de infantes y favorecer el bautismo de adultos. Ellos murieron y vertieron su sangre para preservar la verdad y para que así esta fuese puesta hoy en nuestras manos en forma de “Las Escrituras”, lo que comúnmente conocemos hoy como La Biblia.

Nuestras perspectivas doctrinales en cualquier tema, están abiertas al cambio, siempre y cuando estas sean a la luz de la misma palabra de Dios. Usted puede escribirnos y preguntarnos cual es nuestra postura bíblica, a lo cual le enviaremos inmediatamente una respuesta con mucho gusto.

Pero por favor recuerde que nuestra postura siempre vendrá del mismo autor de las Sagradas Escrituras; quien así mismo eligió a aquellos por los cuales el transmitiría su mensaje, lo mismo que hace un pintor al seleccionar ciertas brochas para transmitir un efecto deseado.

También recuerde que nosotros no consideramos nada como aplicable a una sola época. Todo lo que esta en las escrituras se aplica también hoy, justo como lo fue en el pasado y visto a través de los ojos del Espíritu Santo, quien así mismo es el dador y quien nos lleva toda la verdad.

Antes de que usted se decida a escribirnos y preguntarnos cualquier cosa sobre doctrina, por favor primero examínese a usted mismo y pregúntese que cantidad del Nuevo Testamento (o Nuevo Pacto) se debe de obedecer.

Nos puede escribir a:

“The early Church”

6705 N. Willowridge Drive

Warr Acres, OK 73122

Escribanos también un e-mail a: hisservants@theearlychurch.com


1. Las bases de nuestro compañerismo son básicamente la VIDA en el Cristo de las Escrituras y no tanto en la LUZ en la enseñanza de las escrituras. Todos aquellos que participan de Cristo, participan también con nosotros. Ya que nuestra comunión es de VIDA y AMOR, mas que de DOCTRINA y OPINION. Buscamos mostrar a todos, nuestra unidad en Dios a través de Cristo su hijo y no solamente una unidad organizacional o denominacional.

2. Y debido a que nuestro compañerismo y reunión se basan en la VIDA DE CRISTO, no rechazamos a nadie que pertenezca a una u otra denominación. Tampoco le juzgamos por su conducta y comportamiento dentro de esa denominación, al contrario le asesoraremos cual padre asesora al hijo en su corta edad.

3. Jamás nos alejaremos, ni evadiremos a aquellos que quieran tener comunión con nosotros, a menos de que se nos pida hacer algo que nuestra conciencia no acepte o rechacé. Trataremos de mantener comunión con aquellos hasta donde sea posible, para que así (a entendimiento de las escrituras) no dejemos que estos se alejen del cuerpo de Cristo.

4. No creemos que todo lo que se diga en nuestras reuniones sea falto de error. Más bien por el contrario creemos y necesitamos que se nos corrija o se pregunte cualquier asunto en donde no compaginemos o estemos de acuerdo. Nuestro lema siempre ha sido que preferimos lidiar con lo que esta mal para corregirlo; que errar por ignorar.

5. Creemos según las escrituras en el perdón sincero de corazón y también en el perdonar todas las faltar y no andar buscando desacuerdos y pleitos en todo momento. Se nos conocerá más por nuestro testimonio en acciones, que en palabrerías.

6. Creemos que es bíblico el no apresurar a los hermanos a la uniformidad, si estos no se sienten a gusto. Utilizamos nuestras reuniones como ocasión para discutir nuestras diferencias, siendo esta la mejor manera efectiva para guiar a otros o ser guiados por otros hacia la verdad.

7. Gozamos de un vasto número de feligreses, pero no por ello impondremos nuestros estilos en aquellos que no se sientan a gusto con este. En dichas circunstancias, nos gozaremos con ellos hasta donde ellos nos lo permitan y oraremos a Dios para que venga sobre ellos la plena libertad de una VIDA COMUN EN CRISTO.