Una Señal de Ángeles

Nota: Para entender apropiadamente la posición del escritor, por favor lea el mensaje del autor en la sección “Para el Lector

1ª Corintios 11:1-16
1 Sed imitadores de mí, como también yo lo soy de Cristo.
2 Os alabo porque en todo os acordáis de mí y guardáis las tradiciones con firmeza, tal como yo os las entregué.
3 Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.
4 Todo hombre que cubre su cabeza mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza.
5 Pero toda mujer que tiene la cabeza descubierta mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza; porque se hace una con la que está rapada.
6 Porque si la mujer no se cubre la cabeza, que también se corte el cabello; pero si es deshonroso para la mujer cortarse el cabello, o raparse, que se cubra.
7 Pues el hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es la imagen y gloria de Dios; pero la mujer es la gloria del hombre.
8 Porque el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre;
9 pues en verdad el hombre no fue creado a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre.
10 Por tanto, la mujer debe tener un símbolo de autoridad sobre la cabeza, por causa de los ángeles.
11 Sin embargo, en el Señor, ni la mujer es independiente del hombre, ni el hombre independiente de la mujer.
12 Porque así como la mujer procede del hombre, también el hombre nace de la mujer; y todas las cosas proceden de Dios.
13 Juzgad vosotros mismos: ¿es propio que la mujer ore a Dios con la cabeza descubierta?
14 ¿No os enseña la misma naturaleza que si el hombre tiene el cabello largo le es deshonra?
15 ¿pero que si la mujer tiene el cabello largo le es una gloria? Pues a ella el cabello le es dado por velo.
16 Pero si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni la tienen las iglesias de Dios.

[14.1]

Toda la escritura es dada por inspiración de Dios y por lo tanto, aunque el apóstol Pablo es el que esta dando de esta instrucción, es el Espíritu Santo quien le esta llevando a toda verdad.

2ª Timoteo 3:16
16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia,

Juan 16:13
13 Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga; y os hará saber lo que habrá de venir.

[14.2]

Esta enseñanza abre la admonición de Pablo para que se mantengan las ordenanzas que el entrego (o enseño) a nosotros. En el primer capitulo de primera de Corintios, Pablo es quien enseña la ordenanza y observancia de estas dos ordenanzas. Primero, la ordenanza de honrar el liderazgo y el segundo, de observar la celebración de la Santa Cena o Comunión en la mesa del Señor.

[14.3]

Nosotros haríamos muy bien en hacer notar que la preocupación primera del apóstol Pablo es que nosotros obedezcamos estas ordenanzas y mandatos, como lo hizo al ser guiado por el Espíritu Santo y nos las entrego (o nos las enseño) a nosotros. Pablo esta en espera de que toda la iglesia y sus miembros las sigan de la manera en que el las delineo, sin ninguna revisión, adición u omisión. El ni siquiera intenta o da la posibilidad de que nosotros las cambiemos en ninguna manera. Y si por el contrario lo hacemos así, siguiendo enseñanzas que añaden, remueven o cambian cualquiera de las partes de estas ordenanzas, nosotros estaríamos contradiciendo la autoridad con la que el apóstol Pablo escribió estas instrucciones que el recibió. Tal contradicción a la dirección de Dios en su palabra puede ser solo interpretada como un pecado y nada más; el pecado de desobediencia. Todo esto puede discernirse fácilmente en los dos versículos de del siguiente capitulo.

1ª Corintios 11:1-2
1 Sed imitadores de mí, como también yo lo soy de Cristo.
2 Os alabo porque en todo os acordáis de mí y guardáis las tradiciones con firmeza, tal como yo os las entregué.

Nota: aquí dice; “”Tal y como yo se las entregue.” Y no “como a nosotros nos plazca.”

[14.4]

Honrando a Nuestra Autoridad

Pablo entonces, una vez que ha establecido su rol y autoridad apostólica, precede a explicar lo que el quiere que los hombres y mujeres de Dios hagan. Se nos pide que físicamente demostremos nuestro entendimiento y aceptación de los mandatos de Dios, tal y cual son; un mandato de autoridad. Esta demostración física de nuestra sumisión ha sido provista para ejemplo de los mismos Ángeles que nos observan.

[14.5]

Una Cuestión de Orden

Pablo entonces explica que en el orden de la autoridad de Dios, Cristo esta sujeto a el poder (o la autoridad) de su Dios y su padre. Pablo continua su instrucción a los hombres diciéndoles que ellos deben someterse a la autoridad de Cristo y demostrar esta sumisión removiendo cualquier cubierta que tengamos en la cabeza cuando estemos orando o profetizando en voz alta. Pablo reconoce la diferencia entre la forma que las mujeres pueden demostrar su reconocimiento a la autoridad (o a la cabeza) y los hombres del mismo modo. Pablo explica que los hombres deben de descubrirse o quitarse de la cabeza cualquier cubierta que este tenga cuando ore, profetice en voz alta, ya que el fue hecho a la misma imagen y semejanza de Dios y que por lo tanto somos reflejo de su gloria. Nosotros adoramos un Dios que no vemos, un Dios en Espíritu y si nos descubrimos la cabeza, esto se vera como una total sumisión y rendimiento a la autoridad (o poder) de Dios.

[14.6]

Comúnmente a las mujeres se les instruye a que se cubran la cabeza con un velo mientras están orando en voz fuerte, como un símbolo de que ellas están reconociendo la autoridad (o el poder) que los hombres tienen sobre ellas. El poder sobre sus cabezas esta sobre la autoridad del hombre, demostrada visualmente cuando ellas se cubren la cabeza con un velo en señal de sumisión. Esto se les requiere a ellas, porque ellas fueron tomadas del hombre, así que ellas son el reflejo de la gloria del hombre. Cuando los Ángeles estén presentes y estén atentos a las oraciones y profecías que ellas elevan en voz alta, ellas deben de mostrar sumisión a la autoridad del hombre (o al poder) sobre ella, utilizando un velo visible por sobre su cabeza. Así que por medio de este velo visible la mujer demuestra a los Ángeles su comprendimiento ante los Ángeles de que ellas entienden el orden de Dios y su autoridad, de la misma manera que los hombres lo reconocen cuando de descubren la cabeza de cualquier cosa que se las pueda cubrir. La mujer usa un velo visible o un signo (el velo) por sobre su cabeza para honrar a su autoridad la cual es visible y quien es el hombre. El error o falla del hombre en descubrirse la cabeza mientras ora o profetiza, deshonra a su cabeza (el cual es Cristo) y también cualquier falla de la mujer en cubrirse la cabeza mientras ora o profetiza, deshonra a su cabeza, la cual es el hombre. A las mujeres se les requiere a que obedezcan a sus esposos, lo mismo que al Señor como se nos dice en Efesios 5:22, así de este modo concluimos que cualquier deshonra a el hombre, puede también traer deshonra a el Señor.

Efesios 5:22
22 Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor.

[14.7]

No es un Malentendido

Algunos pueden argüir que la palabra “hombre” utilizada en este contexto se aplica solamente a los esposos y que por lo tanto, no se puede aplicar de igual manera a las solteras. Esto es falso, sin embargo como también sabemos que no todas las mujeres están casadas, también sabemos que toda mujer que ora o que profetiza en voz alta con la cabeza descubierta, deshonra a aquel quien es la cabeza de ella.

1ª Corintios
5 Pero toda mujer que tiene la cabeza descubierta mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza; porque se hace una con la que está rapada.

[14.8]

Nota: No se nos dice que toda mujer casada, sino más bien que toda mujer, indicando así ya sea, casadas o solteras. La necesidad de descubrirse, en el caso del hombre, o cubrirse la cabeza en el caso de las mujeres, es un gesto diseñado para ejemplo y observación de los mismos Ángeles.

[14.9]

La Razón de Dicha Muestra

La razón de esta demostración de obediencia, es tal vez o quizá por causa de la gran rebelión que se llevo a cabo tiempo atrás allá en los cielos, cuando una tercera parte de los Ángeles escogieron ignorar la autoridad de Dios. Estos Ángeles le dieron la espalda a Dios a su autoridad (o poder) y dejaron su divina protección, para perseguir la suya propia y así satisfacer sus propios apetitos. A partir de este desastre, ha habido una necesidad entre los fieles de Dios de que con pasión y dedicación de demostrar su sumisión al plan divino de Dios y su autoridad. Una vez más, esto se hace para ejemplo de los Ángeles.

[14.10]

Si los Ángeles estuvieran capacitados para leer los corazones de todos los humanos, no habría necesidad para que este símbolo visible se llevara a cabo. Pareciera ser que los Ángeles no ven u oyen cuando nosotros oramos en voz baja, sin pronunciar algún sonido.

1ª de Reyes 8:39
39 escucha tú desde los cielos, el lugar de tu morada, y perdona, actúa y da a cada uno conforme a todos sus caminos, ya que conoces su corazón (porque sólo tú conoces los corazones de todos los hijos de los hombres),

2ª Crónicas 6:30
30 escucha tú desde los cielos, el lugar de tu morada, y perdona y da a cada uno conforme a todos sus caminos, ya que conoces su corazón (porque sólo tú conoces los corazones de los hijos de los hombres),

1ª Samuel 16:7
7 Pero el Señor dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.

Jeremías 17:9-10
9 Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?
10 Yo, el Señor, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.

1ª Pedro 3:4
4 sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.

[14.11]

Dios es el único privilegiado en conocer estas cosas.

Hebreos 4:12
12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.

[14.12]

Debido a que los Ángeles están limitados a no escuchar u oír austros pensamientos o siquiera verlos, ellos no tienen entendimiento de lo que se esta diciendo en forma silenciosa en una oración, pensamiento o meditación. Ellos están limitados y no pueden determinar si nosotros estamos orando, profetizando o simplemente pensando en algún problema, a menos de que nosotros estemos hablando ya sea en voz alta o con voz audible.

[14.13]

Pensar, Meditar y Orar en forma Silenciosa

Yo nunca he oído una profecía que se haya dado en silencio, pero si nosotros oramos o profetizamos de manera silenciosa, no habrá necesidad de que el hombre se descubra la cabeza o de que la mujer se cubra la cabeza, porque como se puede entender, los Ángeles no podrán saber lo que esta pasando por nuestras cabezas. Con esto en mente, se puede concluir que la oración en silencio no requiere que cumplamos con la observancia de cubrirse la cabeza. Los Ángeles solo pueden actuar cuando ven u oyen algo, lo mismo que lo hacemos los seres humanos. Si esto no fuese así, aquellos que se rebelaron hubieran sabido, a través del leer el corazón de los demás Ángeles, que la rebelión se estaba llevando a cabo en la mente de aquellos. Se habrían dado cuenta que la rebelión no seria por completo en todos los Ángeles, sino que habría muchos que permanecerían fieles a Dios.

[14.14]

Una demostración de Obedediencia

Nosotros como hombres o mujeres de Dios, nos sometemos a la ordenanza, demostramos nuestra lealtad a los principios divinos y a la autoridad divina. Cuando obedecemos esta ordenanza, nos unimos a los rangos de esas dos terceras partes que se mantuvo fiel a Dios. Esos mismos Ángeles son los mismos que alguna vez vendrán a llevarse a todos los que nos hemos sometido a Dios. La prueba de toda esta ordenanza se encuentra dada en los primeros siete versículos del capitulo once del primer libro de Corintios.

1ª Corintios 11:1-7
1 Sed imitadores de mí, como también yo lo soy de Cristo.
2 Os alabo porque en todo os acordáis de mí y guardáis las tradiciones con firmeza, tal como yo os las entregué.
3 Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.
4 Todo hombre que cubre su cabeza mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza.
5 Pero toda mujer que tiene la cabeza descubierta mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza; porque se hace una con la que está rapada.
6 Porque si la mujer no se cubre la cabeza, que también se corte el cabello; pero si es deshonroso para la mujer cortarse el cabello, o raparse, que se cubra.
7 Pues el hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es la imagen y gloria de Dios; pero la mujer es la gloria del hombre.

[14.15]

En los versículos que le siguen a los del verso siete, Pablo explica la razón del por que a el hombre y la mujer se les pide que cumplan con este mandato fue manera diferente. El explica esto narrando que desde el principio de la creación el hombre no vino de la mujer, sino que la mujer vino del hombre. Esta es la única razón por al que las mujeres deben de llevar una señal de autoridad por sobre su cabeza. Para diseminar cualquier conflicto que esto pueda causar, Pablo nos recuerda que el hombre y la mujer, ambos son uno; con esto el quiere decir que el hombre y la mujer, el uno sin el otro no son nada.

[14.16]

¿No lo Enseña del Mismo Modo la Naturaleza?

Pablo quien era guiado por el Espíritu Santo, nos pide que busquemos aun dentro de nosotros acerca de esta verdad (acerca del cubrirse la cabeza) y con esto el sugiere que el espíritu dentro de nosotros debe de estar de acuerdo. Es decir que el espíritu dentro de nosotros debe de convencernos de que aun dentro de la naturaleza lo podemos ver de este modo y no hay ningún conflicto. El hombre por naturaleza siempre busca tener el cabello mas corto y considerar el cabello largo como muy femenino. Por lo tanto ello rechaza por lo general el cubrirse la cabeza. Las mujeres por el contrario tienen la costumbre de cubrirse la besa con su cabello, mostrando así una cosa natural el cubrirse la cabeza con una cabello largo; una cubierta que les ha sido dada por Dios y que ha sido diseñada para darles belleza natural (lo mismo que gloria.)

[14.17]

De ningún modo esto quiere decir que el pelo puede ser sustituido con una cubierta de tela o de otra sustancia. Cuando se ora o profetiza, una cubierta que nos acomode puede ser utilizada para ponérsela o removerla, ¿por que si no entonces para que se pediría cuando se ora o profetiza? Si el pelo natural fuese suficiente, entonces seria tonto o ingenuo su requerimiento cuando se ora o profetiza, ya que la mujer siempre traería la cabeza cubierta de forma natural con su cabello. Dios no pide nada que vaya a ser tonto o innecesario.

[14.18]

Los Dos lados de la Moneda

Los protestantes evangélicos tienen la idea y además la favoreces diciendo que el cubrirse la cabeza, ya no es necesario ni requerido en las fechas actuales. Ellos creen que la mujer por tener el cabello largo ya es suficiente para satisfacer este requerimiento. Pocos grupos protestantes practican esta costumbre, pero muchas veces se llega a considerar como una ley legalista u obligatoria. Pero si se les preguntara a todos los protestantes, cuanto del Nuevo Testamento se tendría que cumplir al pie de la letra, ellos diría que se tiene que cumplir “todo al cien por ciento” como esta escrito y como se manda. Si creemos que los mandamientos del Señor no son una carga y se nos pide además que sigamos la tradición de los apóstoles, ¿entonces por que estamos evadiendo el cumplimiento de esta ordenanza?

1ª Juan 5:3
3 Porque este es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos.

2ª Timoteo 2:15
15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.

[14.19]

Una vez más, si el cabello largo es adecuado para cumplir este requerimiento, ¿entonces como es que explicamos que sea necesario solamente para la oración o la profecía en voz alta? Debemos de hacer notar que entre las cristianas de hoy en día, el cabello cortó esta muy de moda, casi haciendo rivalidad entre los hombres y la pregunta es, ¿qué tipo de cubierta es esta?

[14.20]

Las mujeres de hoy en día se quejan y dicen “es mucho detalle” o “no puedo estar jugando con mi cabello cada vez que voy a orar o hablar con Dios.” O tal vez puedan decir “se ve ridículo.” La intención de todo esto en el Nuevo Testamento es para que se de ejemplo a los Ángeles de que los hombres no hemos dejado de dar la gloria a Cristo y que las mujeres no han cesado de dar el honor a sus maridos en cuestión de autoridad. Si descontinuamos esta practica, ¿qué mensaje les estaremos enviando a los Ángeles? Si las mujeres solo se ponen un pedazo de tela sobre la parte trasera de su cabeza, cubriendo así solo una parte de su cabeza, ¿que señal estaremos dando a los Ángeles? Tal vez una señal de descuido y desobediencia a la autoridad de Dios.

[14.21]

La otra Postura

La otra postura es que se exagera su uso usándola todo el tiempo, ya que se demuestra obediencia al usarlo, ¿por qué no usarlo todo el tiempo y no molestarse en quitárselo y ponérselo muchas veces? Esta ordenanza es una señal de sumisión, lo mismo que el lavado de los pies lo cual se nos indica en Juan capitulo trece. Si esto fuera cierto y las mujeres tienen que usar el velo en todo tiempo, entonces seria justo que los hombres jamás usaran una gorra, aun en condiciones climatologicas bajo cero, tal vez también tengamos que lavarnos lo pies mas repetidamente ¿no lo es así? Estoy siendo sarcástico aquí.

[14.22]

Si las ordenanzas nos dicen que el hombre debe de tener la cabeza descubierta en todo tiempo y las mujeres la cabeza cubierta, se nos hubiera señalado así ¿no lo cree? Si nosotros como lideres removemos cualquier libertad que nos pertenece en Cristo y si añadimos alguna otra regulación que no este autorizada, entonces ponemos a su rebaño una vez mas bajo esclavitud del pecado. Es un pecado si los líderes enseñan de esta manera y también un pecado a los que la siguen. Si las mujeres permiten que ellas usen una cubierta sobre su cabeza todo el tiempo, solo porque están acostumbradas, pero instruyen a las demás a usarlo solo cuando oran o profetizan, entonces ellas pecan al igual que los fariseos que decían “no lo hagas, pero lo hacían.”

Mateo 23:3
3 De modo que haced y observad todo lo que os digan; pero no hagáis conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen.

[14.23]

Por un lado se cree que es bueno utilizarlo todo el tiempo y se cree que muestra mucho más obediencia y también que se puede hace mas pequeño y solamente cubrir parte de la cabeza. Si esto no es hipocresía, entonces no se lo que es. ¿Por que no mejor obedecemos la palabra de Dios tal y como esta? Nada menos ni nada de más. Tal vez así podremos poner fin de una vez por todas a todo el pleito que hay sobre este tema.

[14.24]

Debe de ser Obvio

1ª Corintios 11:16
16 Pero si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni la tienen las iglesias de Dios.

[14.25]

L ultimo versículo de este texto es difícil de entender para muchos con claridad. Confieso yo mismo que me tomo bastante a mí el llegar a entenderlo por completo. Pero dándome cuenta de que todos los versículos en este capitulo hablan de cubrirse y no cubrirse, es obvio que Pablo nos esta diciendo que no debemos de abandonar las ordenanzas que el acababa de enseñar. Debemos de recordarnos a nosotros mismos que las enseñanzas son dadas a nosotros para que las obedezcamos y las cumplamos.

1ª Corintios 11:2
2 Os alabo porque en todo os acordáis de mí y guardáis las tradiciones con firmeza, tal como yo os las entregué.

[14.26]

Habiendo dicho ya todo esto, debemos de concluir que este versículo final debe de ser entendido de esta manera. Si algún otro hombre viene a la iglesia sugiriendo alguna otra cosa que no sea el de respetar la autoridad de Dios, se le debe de recordar que en esta iglesia se observan las tradiciones de la palabra de Dios y no las que nosotros mismos hemos establecido y que todas las iglesias tienes la misma tradición.

1ª Corintios 11:16
16 Pero si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni la tienen las iglesias de Dios.

[14.27]

Es tiempo de que nos detengamos por decir solamente que obedecemos la palabra de Dios, cuando en realidad no lo estamos haciendo. Dejemos de añadirle a la palabra, quitarle o cambiarle, sino solamente hagamos lo que se nos pide de corazón y voluntariamente.