Comisionados por Cristo

Nota: Para entender apropiadamente la posición del escritor, por favor lea el mensaje del autor en la sección “Para el Lector

[5.1]

Desunión en el Entendimiento

Una de las mayores razones de la desunidad en la iglesia de hoy es nuestro error en comprender quienes fueron los apóstoles y que relación tuvieron estos con Cristo, y que misión se les fue encomendada a ellos para que la completasen. A menos de que pongamos de una vez por toda una buena razón en nuestras mentes y corazones, entonces seguiremos perdidos y sin dirección dejándonos llevar por cualquier viento de doctrina. Si no podemos creer en los escritores del Nuevo Testamento y creemos que ellos cumplieron con una misión y cumplieron así el dejar plasmada la palabra de Dios, como es entonces que nos podremos reunir para estar de acuerdo en lo que ellos dijeron en lo que escribieron. ¿Como será posible que resistamos entonces la tentación de corregir y acomodar la palabra según mas nos convenga? Esto nos pondría en la misma situación que el pueblo de Israel cuando no tenía quien les guiara y quien les diera un buen juicio. En la ausencia de una palabra directa de Dios a través de un vaso elegido, cada hombre haría lo que mejor le pareciera según su propio criterio. Pero, ¿qué pasaría si hiciéramos lo correcto delante de los ojos de Dios? Hoy en día estamos haciendo justamente lo mismo. No estamos aceptando la doctrina de los escritores del Nuevo Testamento como completa y sin error que viene directamente de Dios. Mas bien estamos creando una controversia y así pretendemos explicar con nuestras propias palabras lo que mas nos convenga para nuestra propia satisfacción y destrucción, como podemos ver en 2ª Pedro 1:20-21

[5.2]

Cuando nos enfrentamos con un pasaje en la escritura que nos ofende, o nos enfrenta con nuestras faltas, debilidades o con nuestro orgullo, simplemente nos acatamos a decir que dicha doctrina esta refiriéndose a alguna opinión diferente de parte del escritor. Ya que el escribió mas de la mitad del Nuevo Testamento, nos gusta acusar de tal forma al apóstol Pablo de esta forma. Algunos otros creyentes evaden las doctrinas que nos hacen mella y dicen que cual o tal pasaje hacen referencia solamente a un grupo étnico o que se refieren a las tradiciones de dicha gente o a cierto periodo de la historia. De dicha manera nos deshacemos de las incomodidades tales como las de no permitir a las mujeres el enseñar o ser pastores, insistiendo que ellas deben de usar velo para cubrirse la cabeza cuando oren o profeticen que mantengan silencio en la iglesia. De igual modo no necesitamos lavarnos los pies los unos a los otros, o beber de la misma copa, o comer del mismo pan sin levadura. Mas bien nos conviene hacer una elección que nos convenga para los bautizos por ejemplo, rociándoles agua solamente a los bautizantes, en vez de sumergirlos como debería de ser. Podemos fumar o incluso utilizar drogas sin hacer referencia a las citas bíblicas que los condenan claramente. Los hombres no se tienen que quitar un sombrero o la gorra cuando hablan en nombre de Dios, o no aun tampoco tienen que ser responsables de sus familias y que estas se sujeten a ellos y que el les provea de lo necesario. Tómese todo esto en cuenta y algunas otras justificaciones y ¿que más nos queda? Lo que queda solamente es un pacto o contrato lleno de espacios en blanco y perdemos el enfoque de que Dios dijo lo que quiso decir exactamente y exactamente lo dijo.

[5.3]

Nosotros nos podemos engañar a nosotros mismos diciéndonos una sarta de mentiras; podemos incluso hasta volver a escribir la santa escritura para que nos acomode bien a lo que nos conviene, pero que ¿pasa después? ¿Que pasara cuando nos encontremos delante de los veinte cuatro tronos y delante del trono de Dios y los apóstoles del Nuevo Testamento que estén sentados en esos tronos? ¡Intentemos engañar a ese jurado! El grado de integridad que le asignamos a las escrituras es tan importante como lo es directamente el grado de autoridad espiritual que Dios vertió en su palabra y en sus escritores. Cuando cuestionamos las escrituras, por dudar de la originalidad del escritor, también ponemos en tela de juicio la autoridad de Dios quien es quien inspiro la escritura. ¿Quién fue la autoridad que escogió a los escritores de la palabra de Dios? ¿En nombre de quien y con que autoridad vinieron o quien los envió? ¿Usted querrá ser uno que le diga a quien lo envié, que su plan original no sirve o que no es del todo perfecto?

[5.4]

El Apóstol Pablo nos amonesto en cuanto esto y a todos sus creyentes también cuando estudiaran la palabra de Dios. Si Pablo estaba escribiendo bajo la inspiración de Dios y del Espíritu Santo, entonces tenemos que recibir dicha palabra como que viene directamente de Dios como nos dice 2ª Timoteo 2:15. Por lo tanto la palabra de Dios y su palabra juntamente con Pablo nos han dicho que la palabra es inspirada por Dios y que es buena para toda enseñanza de doctrina, reprensión o acusación y para corregir e instruir según nos dice 2ª Timoteo 3:16. ¿Seria provechoso estudiar ahora algo fuera de la actualidad, que fuera irrelevante o que estuviera lleno de errores? ¿Se dirigiría Dios a un solo pueblo, a una etnicidad o solo a un grupo en un solo periodo de la historia de la iglesia? No, a menos de que el comience a dar oportunidad de hacerlo así a otras personas. Dios dice en su palabra que el no cambia, así que su palabra nos solo aplicaría a un solo periodo de la historia o a un solo grupo, así que su palabra se aplican a todos según 1ª Corintios 11:16, 1ª Cor. 14:34, 1ª Tes. 2:14 y Col. 4:16. Sin embargo debo de estar de acuerdo que el grabar o escribir algo de parte de Dios no es tarea fácil y se puede uno como humano equivocar o cometer error. Algunos hasta podrán decir que eso seria imposible; después de todo nosotros somos vasos imperfectos, aun con las mejores habilidades que tengamos. Pero también mencionaría que en donde yo pueda fallar, ahí entraría Dios para proteger su palabra de cualquier error. Así con todo el montón de obstáculos pareciera que los errores se pudiesen inmiscuir dentro de a palabra de Dios, sin embargo el todo lo ve y todo lo sabe. No en vano el creo todo el universo, así que como no podría el proteger su propia palabra. Acordémonos que para Dios todas las cosas son posibles, cuando para nosotros son imposibles según Lucas 18:27. Aunque nosotros estamos en lo presente, la carne, podemos estar seguros de que nosotros en Dios por medio de Cristo lo podemos lograr todo según Filipenses 4:13.

[5.5]

Si los escritores de Nuevo Testamento hubiesen atentado revelar el plan de Dios en sus propias palabras, sabiduría y fuerza, no dudo que ellos hubiesen fallado muy rápido en su intento. El escribir la palabra de Dios del nuevo Testamento no fue algo que ellos decidieron hacer o que se les ocurrió. Ellos fueron escogidos por Dios para esta sagrada tarea. Dichos hombres fueron escogidos por Dios para dar a conocer su palabra a la iglesia de aquella generación y de las que vendrían. Ellos solo podrían cumplir con dicha tarea con el poder del Espíritu Santo y su dirección. La habilidad de grabar o escribir estos textos sin cometer error alguno en la doctrina, pudiese haber sido solo un milagro. Los escritores del Nuevo Testamento no eran ajenos a los milagros por parte de Dios. Muchos de ellos tuvieron el privilegio de ver los milagros y aun hasta de hacerlos en nombre de Dios, mientras otros los pudieron ver como testigos de primera mano. ¿Apoco estos milagros no tenían ningún propósito? ¿Dios curo y sano solo por hacerlo y ver así al cojo caminar y al ciego ver tan solo por un par de horas? Si les creemos a dichos apóstoles cuando hablan de los milagros de Dios, ¿por que entonces dudamos cuando estos nos hablan en nombre de Dios? ¿Es acaso más difícil levantar a alguien de los muertos? ¿Hay algo muy difícil para aquellos que Dios escoge?

[5.6]

Jesucristo fue el mas grande regalo que jamás se le haya dado a la humanidad y el mas grande milagro es que el vivió una vida sin mancha y sin pecado, murió y resucito al tercer día de entre los muertos. El segundo regalo mas grande de parte de Dios fue su palabra por medio de la cual nos ha hecho saber de su hijo, de la salvación y del perdón de nuestros pecados. Este milagro se puede verificar con las evidentes marcas que ha dejado este Dios amante y bondadoso. Si sus doctrinas no tienen un fin y un punto seria como decir que la victoria la tiene el diablo y se vería como que si Dios no tuviese poder para sobreguardar y proteger su propia palabra. Seria como decir que Dios ha cometido un error muy evidente en su plan eternal. Pero debemos recordar que Dios no comete errores. La perfección dentro de la misma palabra de Dios es la que nos dice que Dios no comete errores. Pudiese haber errores de traducción, pero si esos existiesen en ninguna manera estos afectan la esencia de la doctrina de la iglesia, sus practicas o su gente.

[5.7]

ún cuando se escribió. Pero debemos de recordar que cuando el libro de los Números se escribió, este se escribió solo como un diario de los recuentos de Moisés; la cual era una historia del pueblo de Dios y sus travesías por el desierto de Sinai. Los salmos de David pudiesen haber visto como los devocionales personales de un siervo ferviente de Dios y los Proverbios como un montón de consejos de parte de un rey muy sabio.

[5.8]

íficamente escogió, como a el le pareció según su estilo de cada uno. Cuando un artista se sienta frente a su lienzo, el tiene ya toda la idea en su mente de lo que quiere hacer. Antes de que el levante el primer pincel el ya tiene en mente el color y la intención de lo que quiere hacer. Algunas veces el utiliza un modelo para seguir recordando su idea original. Jesús es la imagen del Dios invisible según vemos en Colosenses 1:15. Dios quien es nuestro creador maestro, ya nos tenia en mente de acuerdo a la imagen de su hijo según Romanos 8:29. Parecería que este mismo principio se aplica a la formación y a la escritura de su palabra.

[5.9]

Como artista el diseño este trabajo de palabras y las conformo a su imagen, el ya lo había planeado anticipadamente. El ha escogido cuidadosamente instrumentos los cuales puedan ser utilizados por el artista y así de esta forma darle un toque individual según la intención de Dios. Algunos ofrecen alguna técnica totalmente diferente a la de los demás. El maestro ya sabe de antemano el efecto de dichas técnicas y lo que dichas técnicas harán para el trabajo final y en el caso de la palabra de Dios el sabrá ya de antemano cual será el resultado final. El sabe el efecto que tendrán dichas palabras en la mente y corazón del lector. Así que no se equivoque que los artistas no crean o no diseñan nada sino que es Dios. Que nos baste utilizar los instrumentos como tal y así de igual modo a nosotros los hombres ser utilizados por Dios como vasos de honra. Los escritores del Nuevo testamento solo fueron medios, ellos fueron dirigidos por la mano de Dios, cual pincel guiado por el pinto. El Señor es el que ha elegido a los pinceles para diseñar su palabra del Nuevo Testamento. Al igual que los pinceles de un artista, los escritores fueron escogidos con un talento individual y un carácter único, para que así se le permitiera al maestro terminar su obra final de varios temas, como ya lo había planeado.

[5.10]

¿Y que Acerca de estos Hombre?

¿Acaso son estos hombres muy especiales? ¿Acaso fueron ellos súper hombres a los cuales se les invistió con ultra poderes o tan solo otro igual que nosotros los cuales se debilitan por el pecado como cualquier otro? El modelo para todos los hombres es Jesús. ¿Fue el como cualquier otro hombre? ¿Fue el tentado como lo hemos sido nosotros? Como hombre, ¿acaso fue el investido con súper poderes a los que los demás no tuviesen acceso? La respuesta a todas estas preguntas en todos casos la misma. ¡Por supuesto que no! Claro es verdad, puede usted decir, que el era el hijo de Dios, el es el unigénito (único) hijo de Dios, pero no olvidemos que nosotros quienes hacemos la voluntad de Dios, también fuimos hechos a su imagen según lo dice Mateo 12:50. Usted podrá decir que el hizo grandes milagros. Si es cierto así fue, pero el nos dijo que mayores cosas haríamos nosotros si permaneciésemos en el según Juan 14:12. El vino en el poder y gloria de su padre, para precisamente hace la voluntad de su padre. Los apóstoles fueron enviados por autoridad y poder del padre y del hijo como podemos ver en Juan 17:6 y Juan 20:21. Jesús fue especialmente seleccionado por el Padre para que salvase ala humanidad que estaba en pecado. De la misma forma los apóstoles fueron escogidos personalmente por Jesús y por el Padre y llamados por Cristo a establecer su reino en esta tierra; su iglesia y para dirigirnos hacia la vida eterna según nos dice Mateo 28:19-20.

[5.11]

Dios ha escogido a estos hombres y los ha equipado con todo lo necesario para que pudiesen completar su misión. ¿Como seria posible que de todas las cosas que Cristo hizo, ellos pudiesen hace runa selección e incluirlas en la palabra de Dios? Según lo vemos en Juan 14:26. Aunque ellos también como los demás profetas que les precedieron fueron escogidos para llevar la palabra de Dios, ellos tendrían que respetar lo que se les mandaba y no estar abiertos a cualquier comentario propio o privado de interpretación personal, como nos lo dice 2ª Pedro 1:20. Como hombres comprometidos con Dios, ellos se sujetaron a lo que Dios les dictaba y así lo plasmaron en la palabra de Dios como lo vemos en 2ª Pedro 3:14-17.

[5.12]

No Era La misión De Ellos sino la de El

Estos apóstoles y escritores no fueron enviados con una misión propia, sino con una misión que venia de Dios. No fueron enviados con su fuerza propia o con su propia autoridad, sino con la de Dios. No se trataba de que desarrollaran sus propias ideas acerca de la iglesia, sino más bien desarrollar la idea de Cristo respecto a la iglesia. Cristo no vino a desarrollar su propio plan sino mas bien la de su Padre según lo vemos en Juan 4:34. Asimismo los escritores y apóstoles del Nuevo Testamento no vinieron a desarrollar su propio plan, sino uno de aquel que los envió. Recordemos que Jesús dijo: “Como el Padre me ha enviado, asimismo yo los envió a ustedes.” Juan 20:21.

[5.13]

Autoridad Única

Como ya se ha dicho antes, la autoridad que encontramos en el Nuevo Testamento es directamente proporcional a la integridad que se les asigna a los escritores de ella. Si creemos que dichos escritores fueron influidos por su sola condición humana y que el mensaje que ellos presentan, son opiniones propias de ellos, en juicio o discernimiento; de este modo tendríamos entonces la tarea de descifrar lo que viniese del Espíritu Santo y lo que fuesen sus opiniones contaminadas por su propia humanidad. Esta tarea requeriría que tuviéramos una dócil doble del Espíritu Santo de discernimiento en nosotros, ya que nosotros aun habitamos en la carne y seria correcto pensar que pudiésemos cometer el mismo error que cometieron anteriormente.

[5.14]

De hacho seria nada cortó a un milagro si estos autores pudieron haber escrito la palabra de Dios sin error alguno. ¿Hay algún milagro realizado por Dios a través de los hombres que no hubiese sido perfecto? Bajo la unción de Dios los apóstoles y sus colaboradores fueron responsables por los hechos poderosos y portentosos, hechos mayores que el hombre aun pudiese concebir. Los ciegos recibieron la vista, los leprosos fueron curados, los cojos caminaron y los muertos fueron vueltos a la vida. Como cristianos aceptamos todo esto, y aun le aplaudimos a Dios lo que el ha hecho a través de dichos hombres. ¿Y si así lo hacemos, entonces por que dudamos de lo que escribieron? ¿Qué acaso no creemos que Dios estuvo en total control de la situación como lo ha estado siempre? Por el poder de Dios los ojos de los ciegos fueron sanados, eso esta escrito en su palabra, la luz de su palabra ha sido vertido a todos los seres humanos. ¿Cual entonces cree usted que se a un milagro mas grande? ¿Cree usted que el sanar a un enfermo es mucho mas grandioso que la salvación misma y con ella todos aquellos que han venido a creer en el por su palabra? ¿Cómo es que usted vino al conocimiento de la verdad?

[5.15]

Estos escritores fueron ungidos por Dios con poderes especiales, poderes que les permitían cumplir la misión que el les había encomendado. Estos apóstoles y profetas establecieron desde un principio las reglas y las limitaciones, las tradiciones, costumbres, ordenanzas y doctrinas de la iglesia como Dios se las había revelado desde un principio. Estos escritores del Nuevo Testamento, tenían autoridad única a su llamado, tan única como también lo era el llamado de Cristo que el les encomendó. La iglesia solo necesitaba un fundamento para establecer sus límites, límites de forma que de hecho ya de por si se establecían solos. La iglesia solo tiene un fundamento y solo una piedra angular. Juntos ellos llevan la carga espiritual de la casa de Dios, que es representada por Cristo y sus apóstoles según Efesios 2:20. Aquellos que construyen la casa de Dios deben de ser muy cuidadosos en la forma en que construyen según vemos en 1ª Corintios 3:10-11. Aquellos que construyen la casa de Dios con cosas materiales que pueden ser destruidas por el fuego, fallan en darse cuenta que todas las cosas pasaran y serán destruidas según vemos en 1ª Cor. 3:13-15. Nosotros somos piedras vivientes, somos templos habitados por el Espíritu Santo como vemos en 1ª Cor. 3:16, siendo construidos en una casa espiritual que no es construida con oro, plata, piedras preciosas, madera o piedra como vemos en 1ª Cor. 3:12, sino una casa espiritual.

[5.16]

1ª Pedro 2:5
5 Ustedes como piedras vivientes son construidas como casa espiritual, un real sacerdocio, para ofrecer sacrificios aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Mientras la comisión apostólica se extiende al día de hoy a los misioneros, la autoridad apostólica y el ministerio fue dado primero a los apóstoles, estos primeros frutos de la iglesia fueron para ser imparalelos e induplicables dentro de la historia de la iglesia. Estos únicamente fueron dados por Dios y seleccionados por Dios para apuntar los planes perfectos para su iglesia. Estos hablan de Cristo y llevan su autoridad, al igual que Cristo llevaba consigo las palabras de autoridad que le habían sido concedidas por medio del padre. Considere la autoridad Pablo cuando el le dijo a la iglesia de Tesalónica, a que estudiaran estuvieran quietos, que hicieran su labor de negocios y que trabajaran con sus manos como se les había encomendado por los apóstoles según 1ª Tes. 4:11. El les recuerda que ellos conocían de antemano los mandamientos que se les habían dado previamente en obediencia a Dios y a su voluntad según 1ª Tes. 4:2. Pablo les encomienda que ellos se abstengan de cualquier hermano que no cumpla con las tradiciones que ellos enseñaron según 2ª Tes. 3:6 En el verso catorce del mismo capitulo, Pablo instruye a la iglesia a que se de cuenta de aquellos que fallen en cumplir con lo que el pide y que se alejan de el. Algunos versículos que reflejan su autoridad por parte de Dios pueden ser los siguientes, 2ª Tes. 3:4, 1ª Cor. 7:10, Hechos 16:18 y muchos otros mas.

[5.17]

Aunque Pablo sea reconocido por haber escrito aproximadamente casi todo el Nuevo Testamento, no debemos de olvidar que el compartía las responsabilidades con otros apóstoles como Pedro y Juan; que al igual que Pablo su autoridad se deja evidenciar claramente en la palabra escrita. Pedro demostró esto cuando les recordó a los hermanos a que se acordaran de las palabras dadas por los profetas y de los mandamientos dados a la iglesia por los apóstoles según 2ª Pedro 3:2. El también les encomendó que los nuevos convertidos quienes habían recibido el regalo del Espíritu Santo, a que fuesen bautizados según Hechos 10:48. Juan también equipo con la misma autoridad, anunciando a que el estaba dando un nuevo mandamiento según 1ª Juan 2:8. La epístola a Santiago habla con más autoridad que ninguna otra epístola escrita y el espacio nos faltarían para probar toda la evidencia bíblica que respalda lo antes dicho y el ministerio y autoridad de los apóstoles. A estos hombres Dios dio lo que el quería decir y así se los dijo. En conclusión, tome en cuenta los datos siguientes:

[5.18]

Primero estos hombres habían estado con Jesús desde el comienzo de su ministerio terrenal.

Ellos oyeron su voz, vieron los milagros con ojos propios y tocaron físicamente al autor de la creación, al Señor Jesucristo, con manos propias según 1ª Juan 1:1.

Ellos fueron escogidos directamente por mano de Dios según Juan 17:6.

Ellos fueron privilegiados en ver la vida privada y publica de Dios.

Ellos fueron los encargados de tener la comisión de establecer su iglesia según Mateo 16:18, junto con todas las uniones espirituales según Efe. 2:20.

Ellos exclusivamente fueron los comisionados para escribir su palabra bajo la guía del Espíritu Santo según Jn. 14:26.

Ellos exclusivamente fueron los que recibieron poder para hacer milagros y a tener autoridad sobre las enfermedades y el pecado según 2ª Cor 10:8, Marcos 13:34, Jn. 10:19-20.

Ellos fueron los que recibieron licencia para perdonar pecados o para no perdonarlos según Jn. 20:23.

Ellos fueron escogidos como Jueces de Israel según Mateo 19:28.

Estos doce hombres son los que tendrán sus nombres escritos en los doce fundamentos de la Nueva Jerusalén según Apoc. 21:14.

[5.19]

Si alguna vez esperamos crecer en la unidad de la fe y el conocimiento del hijo de Dios, a un perfecto (completo) varon, a la medida de la plenitud de Cristo, entonces creo yo que necesitamos seguir todos los mandamientos y las tradiciones que nos dejaron los apostoles en la palabra. Solo de esta manera dejaremos de ser como niños fluctuantes llevados por cualquier viento de doctrina como nos dice Efesios 4:13-14. Debemos de una vez por todas poner fin la duda que se les tiene a los escritos de los apostoles y su autoridad. No debemos de tomar lo que ellos escribieron como una excusa u opinion personal. No debemos ignorar sus instrucciones diciendo que estas solo aplican a la iglesia de aquellos dias, a dicha cultura, sexo, o periodo de la iglesia segun nos dice Col. 4:16.

[5.20]

Si alguna vez pudiesemos mantener la unidad del Espiritu en el vínculo de la paz como dice Efe. 4:3 y hablar las mismas cosas sin divisiones y estar completamente unidos en una misma mente y opinion como nos pide 1ª Cor. 1:10, entonces debemos de confiar en la palabra dada por Cristo por medio de los que el escogio y que su Santo Espiritu envistio con poder. Nunca seremos un cuerpo en Cristo si no aceptamos como verdadero este mensaje que el ha entregado de una manera unica y preciosa a traves de sus mensajeros. Cristo puso su mano sobre estos vasos que el mismo escogio. El negar cualquier parte de lo que ellos escribieron, es lo mismo que negar a aquel quien los envistio de poder. Si Cristo fue capaz de confiarles y creerles, ¿por que no lo hemos de hacer nosotros?