Seguridad del Pacto

Nota: Para entender apropiadamente la posición del escritor, por favor lea el mensaje del autor en la sección “Para el Lector

[6.1]

Si Nosotros Fuéramos Dios

Ningún cristiano en su sano juicio adoptaría una doctrina que los pusiera a ellos o las personas que aman en un riesgo espiritual. Si Dios nos diera la elección o si nosotros prácticamente fuéramos Dios, todos nuestros amigos y familiares tendrían la ventaja y el gozo de la vida eterna en el reino de Dios. Pero el problema con todo esto es que no somos Dios, así que no nos queda a nosotros el tomar y hacer estas decisiones.

[6.2]

Todos nosotros tenemos o tuvimos un ser amado que ha fallecido al cual nos encantaría volver a ver. Aquellos a quienes hemos amado y que se nos han adelantado no son los únicos, pues aun después de que nosotros nos marchemos, habrá otros que se iran después de nosotros. ¿Y quien quiere pensar en algún ser amado que se alanzado al lago de fuego que arde eternamente con fuego y azufre; seres amados que estén separado del Dios se amor y para un destino peor?

[6.3]

En muchas iglesias de hoy en día, la salvación del pecado ha sido reducida a un mero y puro encantamiento. Muchos creen que si ellos logran que un no creyente diga las palabras correctas, en el orden perfecto, con todos los poderes espirituales, entonces aseguraran en el la salvación eterna de su alma. Ellos solo tiene que esperar que el predicador haga la invitación a unirse al reino de Dios, para que ese inconverso tenga sus pecados perdonados y para que reciba vida eterna, al paso que la congregación entona un canto apropiado para la ocasión y así piensan que están construyendo el reino de Dios. Pero una vez en el altar, los inconversos solo tienen que confesar sus pecados, prometer que creerán en Jesús, escuchar por unos minutos la palabra de Dios, recibir una pequeña Biblia o una porción de la palabra de Dios, que usualmente es el libro de Juan y les dejan en libertad en una jornada larga hacia la vida eterna.

[6.4]

Es muy Sencillo

Unirse a la familia de Dios parece cosa muy simple, y realmente es así para aquellos que en verdad se arrepienten de todo pecado y experimentan el poder perdonador de Dios. Pero desafortunadamente para otros eso que experimentaron no fue solo más que un momento de emoción basado en su creencia de que ellos no tenían nada que perder. Esos convertidos temporales necesitan más bien entender que Dios no lee los labios, mas bien necesitan saber que Dios lee los corazones. Aquellos que tuvieron esa experiencia momentaria son como semillas que cayeron entre pedregales, en donde no pueden echar profunda raíz para crecer a todo lo que dan.

Mateo 13:5-6
5 Otra parte cayó en pedregales donde no tenía mucha tierra; y enseguida brotó porque no tenía profundidad de tierra;
6 Pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

[6.5]

Los corazones de esos creyentes o convertidos de momento, están inmaduros y la semilla de fe que ha sido sembrada en sus corazones nunca madura o da fruto; solo permanece solo por un momento y prontamente desaparece igual que apareció. ¿Pero que de aquellos que fueron sinceros de todo corazón? Muchas iglesias enseñan doctrinas que los convencen de que una vez que han sido salvos están en el camino al cielo y que ya nunca jamás podrán perder su salvación, la cual la tienen asegurada por Dios. Pero déjenme decirles que esto no es algo que la Biblia respalde y es todo una mentira! Algunos otros sugieren que cualquier persona que se convirtió y que luego se aleja o le da la espalda a Dios, nunca fue salva en realidad. Y esto también es una mentira en su totalidad! Nos daría a todos nosotros una gran paz el saber que todos aquellos que creyeron en Jesús y le aceptaron en su corazón y posteriormente fallecieron ahora están en su presencia y en su reino; pero déjenme decirle que no es así de esta manera.

[6.6]

La Biblia lo Respalda

Hay a simple vista varios textos bíblicos que parecen dar apoyo o respaldan la hipótesis de “una vez en gracia, siempre en gracia”, sin embargo un análisis más de cerca y detallado de estos pasajes nos dicen lo contrario. Permítasenos examinar unos cuantos.

Filipenses 1:6
6 estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.

[6.7]

Por favor tome nota que de quien se habla hache es del Espíritu Santo, a quien se le refiere como a “Aquel.” El es aquel que nos lleva a toda verdad; es precisamente el Espíritu Santo el que ha comenzado la buena obra y es el mismo Espíritu Santo quien esta más que dispuesto a completar la obra. El problema hache presentado, no es la habilidad del Espíritu Santo en completar la obra de la salvación, sino mas bien en nuestra inhabilidad para permitirle que el haga la obra por completo en nuestra vidas según Filipenses 2:12

[6.8]

Tenemos un libre albedrío y ese albedrío no se nos es arrebatado cuando recibimos la salvación. Dios no nos llevara arrastrando hasta las puertas de su reino dando patadas y quejándonos. El Espíritu Santo es como un salvavidas que nos tira una llanta salvavidas a todos los que perecemos en las aguas del pecado. El es quien tiene la fuerza y quien nos puede llevar a la orilla a un lugar seguro en donde podamos descansar, pero nosotros debemos de permanecer y aguantar hasta el fin según Marcos 13:13. Efectivamente Jesús esta presente para tomarnos, pero primero debemos nosotros estar listos para asirle y que el nos lleve hacia su amado reino. Si nos soltamos nos ahogaremos, así que la elección es nuestra. De la misma manera que Jesús lo dijo “no te dejare ni te abandonare” es así mismo que el nos dice en este momento. ¿Pero la Biblia dice en algún momento que nunca dejara, ni abandonara a Jesús?

Hebreos 13:5
5 Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: Nunca te dejaré ni te desampararé,

[6.9]

El también dijo “no hay hombre que los pueda arrebatar de la mano de mi Padre,” ¿pero acaso el menciono en alguna ocasión que nosotros no le podamos dejar?

Juan 10:28-29
28 y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.
29 Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.

[6.10]

Aquí el nos dice que el nos ha dado vida eterna, pero vida eterna ¿para que? Lea con cuidado el versículo veintisiete que dice: “...yo las conozco y me siguen.” Así que podemos tener vida eterna si seguimos a Jesús y si seguimos a Jesús no habrá ningún hombre que nos pueda arrebatar fuera de las manos del Padre, pero ¿Qué pasa si dejamos de seguir a Jesús?

[6.11]

Debemos darnos cuenta de que estamos haciendo negocio y tratos espirituales con el Dios del pacto y de la promesa. Esto quiere decir que Dios nos dará a todos, todo lo que el ha prometido, si nosotros cumplimos con los requisitos de su pacto. Nosotros tenemos vida eterna a través de Cristo, si le confesamos como nuestro Señor y creemos en nuestro corazón que el ha conquistado a la muerte como dice Romanos 10:9-10. Pero si Jesús no es nuestro Señor, entonces nuestra confesión es falsa y esto nos descalificara de poder recibir el regalo de la salvación que el nos ha prometido. Si el es Señor, el entonces tendrá que estar en completo manejo de nuestras vidas. No lo crea únicamente porque lo esta leyendo en estas líneas, léalo usted mismo en la misma palabra de Dios y vaya y analice lo que aquí se esta diciendo.

1ª Juan 1:7
7 mas si andamos en la luz, como El está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.

[6.12]

SI caminamos en la luz, como el lo hizo, entonces tendremos comunión unos con los otros y la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado. ¿Es grandioso no? Pero ¿que pasa si nosotros no caminamos en la luz (la luz de la verdad y la justicia), que si caminamos en la oscuridad? ¿A poco la sangre de Jesús podrá salvarnos aun de todo pecado? Y si así fuera, entonces no hubiera necesidad de haber comenzado este párrafo con el condicional “SI”, y ni siquiera alguna razón para arrepentirse. Por favor continué leyendo hasta terminar con todo el versículo nueve del mismo capitulo.

1ª Juan 1:9
9 Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.

[6.13]

Aquí una vez más vemos en la Biblia una palabra muy pequeña pero enorme en significado. La palabra calve es “si” y esta palabra es solo un condicionante que todos nosotros tenemos que cumplir, por ejemplo: “Si confesamos nuestros pecados, el o sea Jesús) es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad.” Una vez mas hay que recalcarlo, dice: “si confesamos.” Pero ¿Qué si no confesamos nuestros pecados? ¿Será Que aun estaremos limpios? La respuesta mas obvia es ¡no! Pero si no es posible que un cristiano se aleje y caiga de la verdad, ¿para que se preocupa tanto de esto el apóstol Santiago?

Santiago 5:19-20
19 Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver,
20 sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados.

[6.14]

Por favor tome nota de que el apóstol Santiago hace estos comentarios a los hermanos, un termino que solo puede ser interpretado como a los hermanos en la fe. El aquí nos dice muy claramente que si algún cristiano vuelve al pecado de donde a salio, (así que entiendase que es posible alejarse de la verdad y caer en pecado) y si algún otro cristiano le hace regresar y le convence para que regrese al camino de la justicia, el hermano que le ayudo y le rescato ha salvado a un hermano de una muerte espiritual. Así que entiendase que es posible conocer a Cristo y alejarse posteriormente de el. Los demonios que sirven a Satanás, conocen de Cristo y le temen, pero aun así ellos no escaparan del eterno castigo que les espera. Conocer a Cristo no es suficiente. Para que el sea tu salvador, el primero tiene que ser tu Señor para tener absoluta autoridad sobre tu vida.

Santiago 2:19
19 Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan.

Mateo 7:22-23
22 Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?"
23 Y entonces les declararé: "Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad."

[6.15]

Muchos de los que hoy profesan el cristianismo, no se dan cuenta de que muchos como ellos que hacen y piensan lo mismo, en realidad no son cristianos y en realidad para ser honestos están viviendo en un engaño. Ellos creen que han sido salvos, cuando en realidad no son salvos de nada. Que gran oportunidad para Satanás de mantenernos engañados, ellos nunca buscaran la verdad, porque piensan que esa verdad ya la tienen de antemano. La cruda realidad se nos muestra tal y cual es en el siguiente versículo de abajo, en donde se nos dice que solo un pequeño número encontraran el camino angosto que lleva a la vida eterna.

Mateo 7:14
14 Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

[6.16]

Y por el contrario, ellos pasaran de esta vida a muerte y después de esto al juicio de Dios ante su trono en donde se les dirá: “apartaos de mi porque nunca les conocí.” Según nos dice Mateo 7:21-23 Por mucho tiempo los lideres religiosos han dicho que una vez que uno ha sido salvo uno jamás puede perder la salvación. Quizás tal vez nunca pueda perder la salvación al igual que se pierde una cartera que se cae de nuestros bolsillos, pero se nos dice claramente que al menos no podremos falsificar la salvación. Dios no fuerza a nadie para llevárselo a su reino y tampoco toma a nadie cautivo. Los esclavos son de Satanás no de Dios, si un hombre llega a ser esclavo es porque ha decidido ser esclavo de Dios y servirle en todo en el trabajo del reino.

[6.17]

¿Y Como Sabremos que le Conocemos?

Si el engaño y la confusión están tan dispersos entre los cristianos y los que profesan creer, ¿entonces cómo podemos estar tan seguros de que somos salvos? Dios sabia que el día vendría en que la doctrina se diseñaría para satisfacer a aquellos que tienen comezón de oír solo lo que quieren y que seria muy popular entre los predicadores de hoy en día y sus congregaciones. Mientras ellos puedan convencer a aquellos que no son salvos, en que son salvos, jamás habrá ciudadanos verdaderos en el reino de Dios. El error que los mantiene atrapados, es que ellos prefieren creer las palabras de los hombres, antes de buscar por ellos mismo la verdadera palabra de Dios.

2ª Timoteo 4:3-4
3 Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos;
4 y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.

[6.18]

Ya que Dio nos ha dado su preciosa palabra, debemos leerla para examinarnos a nosotros mismos y hacer una decisión critica como podemos leer en el siguiente versículo de abajo.

1ª Juan 2:3-4
3 Y en esto sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos.
4 El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él;

[6.19]

¿Será que podemos ser honestos por completo y examinar nuestras vidas a la luz de la palabra de Dios? Muchos otros olvidaran este pasaje inmediatamente después de que lo lean. Si usted no logra recordar todo lo que se diga en este capitulo, al menos recuerde el pasaje que cito anteriormente.

[6.20]

Otro Argumento

Otro de los argumentos que tienen aquellos que creen en la teología de “una vez en gracia, siempre en gracia,” es lo que se dice en uno de loa versículos mas memorizados y recitados por muchos. El pasaje al que me refiero es San Juan 3:16 en donde se nos dice: “...que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Pero por favor nótese que la escritura dice “no se pierda” y nunca se dice un absoluto “no se perderá.” Muchas escuelas preparatorias en el estado de Massachussets en la Unión Americana, dejan salir a los jóvenes a las 2 de la tarde, y la mayoría de los jóvenes deben de estar en sus casa a las 2:30, pero como sabemos que los jóvenes no siempre cumplen lo que sus padres les piden, a lo mejor llegaran poco mas de las 2:30. Ellos deben de estar a las 2:30, pero esto nunca en cada caso en particular es algo seguro, lo mismo es con nuestra bendita esperanza; la esperanza de nuestro llamado. Los jóvenes deben de estar a cierta hora en sus casas, pero muchos no lo harán a esa hora específica. Hay una enorme diferencia entre deben y tienen, si no lo creen, pregúntenselo a un padre de familia. El reino de los cielos, esta en la espera de aquellos que permanecerán hasta el fin como nos dice Marcos 13:13. Si la muerte tomase a uno que este viviendo en pecado, aquellos que han laborado a favor de esa alma, han trabajado en vano por la salvación de esa persona. Permítaseme repetir de nuevo el siguiente versículo y léalo usted con mucho cuidado.

Santiago 5:19-20
19 Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver,
20 sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados.

Mateo 10:22 b
22 b pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.

[6.21]

En el pasaje de Santiago 5:19-20, vemos que el hermano que se ha tornado de la verdad, esta en una camino hacia la muerte. En 1ª de Corintios 15:1-2, vemos con claridad la condición en la cual debemos estar. Si nosotros vamos a recibir y a heredar la vida eterna, deberemos mantener bien en claro y en nuestras mentes aquello que los apóstoles nos enseñaron. ¿Pero que si no lo hacemos?

1ª Corintios 15:1-2
1 Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes,
2 por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano.

[6.22]

Como se ha mencionado en el versículo de arriba, si no escuchamos a los apóstoles, las consecuencias serán más que desastrosas. El texto de abajo nos previene para vivir una vida de trabajo en el cuidado de nuestra fe día con día.

Filipenses 2:12
12 Así que, amados míos, tal como siempre habéis obedecido, no sólo en mi presencia, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;

[6.23]

Tómese bien en cuanta lo que le paso a los sirvientes necios que no obedecieron a los patrones en las parábolas que Jesús dio en Mateo 18:32-35 y Mateo 25:24-30, como se nos muestra a continuación.

Mateo 18:32-35
32 Entonces, llamándolo su señor, le dijo: "Siervo malvado, te perdoné toda aquella deuda porque me suplicaste.
33 "¿No deberías tú también haberte compadecido de tu consiervo, así como yo me compadecí de ti?"
34 Y enfurecido su señor, lo entregó a los verdugos hasta que pagara todo lo que le debía.
35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.

Mateo 25:24-30
24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: "Señor, yo sabía que eres un hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste,
25 y tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; mira, aquí tienes lo que es tuyo."
26 Pero su señor respondió, y le dijo: "Siervo malo y perezoso, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
27 "Debías entonces haber puesto mi dinero en el banco, y al llegar yo hubiera recibido mi dinero con intereses.
28 "Por tanto, quitadle el talento y dádselo al que tiene los diez talentos."
29 Porque a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
30 Y al siervo inútil, echadlo en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes.

[6.24]

La Condición Desapercibida

Hay infinidad de lugares en el Nuevo Testamento, especialmente en los evangelios en donde Jesús aparece ofreciendo vida eterna como un regalo, sin condición a aquellos que la acepten. Algunos regalos aunque a decir son gratis, requieren de ciertos requisitos y condiciones. La vida eterna es uno de ellos por si acaso alguien nunca antes lo había mencionado. Algunos papas dan autos último modelo a sus hijos cuando gradúan de la escuela y muchas veces esos regalos son gratis, pero muchas o en la mayoría de los casos, esos regalos vienen con una o más condiciones. Si en absoluto el carro es gratis para el joven y el padre ha asumido los gastos económicos que esto implica, pero el cuando y como debe de ser el auto utilizado en una de las muchas condiciones que los padres ponen a los hijos. Lo mismo pasa con la salvación, ya sea que este implícito o no. En la mayoría de los pasajes en donde se menciona la salvación, las condiciones son muy claras. La salvación en si es un regalo gratuito, ¿pero que acaso no debemos de creer en Cristo para obtenerla? ¿No es esa una condición? ¿No se supone que debemos de cumplir nosotros con todos sus mandamientos? Cierto el carro es un regalo gratuito, pero ¿quien paga el seguro del carro, la gasolina, el aceite y el mantenimiento del carro? La luz de la salvación es gratuita, pero ¿Qué acaso no se nos requiere que caminemos en la luz para mantenerla por siempre?

[6.25]

Otro Obstáculo Más

Hay otras escrituras y pasajes las cuales podríamos estudiar y que según muchos apoya la hipótesis de una vez en gracia, siempre en gracia, pero siempre que se les estudia a profundidad, al final vemos que ninguna apoya ese tipo de teología. Cuando ese tipo de argumentos se acaban y tambalean, aquellos que favorecen esa teología se tornan hacia la lógica. Y usualmente lo hacen de la siguiente manera: Si recibimos a Cristo nos convertimos en sus hermanos y en herederos de la salvación, y entonces somos parte de la familia de Dios. Y una vez que usted es parte de la familia de Dios y ha nacido de nuevo, ¿Cómo es que sea posible que usted después ya no forme parte de la familia? Una vez que usted es miembro de la familia, siempre será un miembro ¿cierto? ¡Incorrecto!

[6.26]

Eche un Vistazo más de Cerca

Tome en cuenta la relación de Dios con Israel en el libro de Jeremías 3:8

Jeremías 3:8
8 Y vio que a causa de todos los adulterios de la infiel Israel, yo la había despedido, dándole carta de divorcio; con todo, su pérfida hermana Judá no tuvo temor, sino que ella también fue y se hizo ramera.

[6.27]

Si eso no le sacudió, entonces lea Romanos 11:20-24

Romanos 11:20-24
20 Muy cierto; fueron desgajadas por su incredulidad, pero tú por la fe te mantienes firme. No seas altanero, sino teme;
21 porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco a ti te perdonará.
22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en su bondad; de lo contrario también tú serás cortado.
23 Y también ellos, si no permanecen en su incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para injertarlos de nuevo.
24 Porque si tú fuiste cortado de lo que por naturaleza es un olivo silvestre, y contra lo que es natural fuiste injertado en un olivo cultivado, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

[6.28]

Note en especial que el versículo veintidós en donde Dios establece una condición a su pacto, “si ustedes continúan en su semejanza.” Nótese también el resultado si no se lleva esto a cabo. “De otro modo todos ustedes serán cortados.” En otras palabras, seremos rechazados. Este pasaje es muy similar al otro que se encuentra en el libro de San Juan en su capitulo quince.

Juan 15:6
6 Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento, y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman.

[6.29]

El apóstol Juan habla aquí de dos tipos de pecado, uno por el cual debemos de orar y otro por el cual ni aun la misma oración nos podrá ayudar. La segunda clase de pecado es la que nos lleva a la muerte espiritual, porque aun el arrepentimiento es inaceptable. Pero ¿Por qué? Porque hemos blasfemado de Dios y de su Espíritu Santo.

1ª Juan 5:16-17
16 Si alguno ve a su hermano cometiendo un pecado que no lleva a la muerte, pedirá, y por él Dios dará vida a los que cometen pecado que no lleva a la muerte. Hay un pecado que lleva a la muerte; yo no digo que deba pedir por ése.
17 Toda injusticia es pecado, y hay pecado que no lleva a la muerte.

[6.30]

El libro a los hebreos nos habla del pecado cometido una vez que ya hemos sido salvados. Después de que hemos recibido el Espíritu Santo, en un momento y tiempo en que nadie podía cuestionar la verdad de nuestra creencia. Nadie toma parte ni participación con el Espíritu Santo, si antes no ha sido salvado. Hasta este punto nos encontramos en el verdadero dilema de esta doctrina, porque por un lado tenemos la certeza que se nos da en 1ª Juan 1:9

1ª Juan 1:9
9 Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.
Por esotro lado tenemos una confrontación que se nos da en Hebreos 6:4-6 y mas adelante en 10:26-27

Hebreos 10:26-27
26 Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, 27 sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios.

[6.31]

Esto es toda una realidad, capaz de hacer temblar hasta la espina dorsal de todo cristiano.

[6.32]

Cuando Nosotros Pecamos

Esta muy claro que como nosotros como cristianos al igual que el apóstol Pablo, muy frecuentemente nos encontramos en situaciones en donde solo estamos sirviendo a nuestra baja carne pecaminosa.

Romanos 7:15-25
15 Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago.
16 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena.
17 Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí.
18 Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no.
19 Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso práctico.
20 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí.
21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal habita en mí.
22 Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios,
23 pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros.
24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?
25 Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.

[6.33]

Si continuamos pecando, será muy obvio cual será el problema puesto que el pecado nos tendrá aun bajo sus garras. Mas si nosotros confesamos ese pecado, Jesús no puede limpiar de todo pecado y guardarnos de todo mal, como lo dice 1ª Juan 1:9. La aparente diferencia entre estos dos pasajes, que a simple vista parecieran contradecirse el uno al otro, recae el los dos tipos de pecado mencionados anteriormente. En el libro de Hebreos estamos hablando del pecado que necesita más ayuda que una simple oración, pues es aquella que lleva a muerte espiritual, mientras que en primera de Juan nos encontramos con el pecado que causa que tropecemos en nuestro caminar en el sendero de la justicia. ¿Y cual es la diferencia? La diferencia es la intención y el pensamiento del corazón y este es conocido muy bien por el Espíritu de verdad, el Espíritu Santo quien revela a los hombres la palabra de Dios.

Hebreos 4:12
12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.

[6.34]

Si la intención de nuestro corazón es servir a Dios y si en el intento de hacer esto fallamos y caemos en pecado, entramos a la categoría numero uno que se relata en el primer libro de Juan. Mas sin embargo, si nuestro propósito es vivir solamente para nosotros mismos y satisfacer todos nuestros deseos de una manera voluntaria mientras estamos en posesión de la verdad, una vez que de antemano hayamos tenido la salvación por medio de Cristo; entonces desde ese momento ya no tenemos ningún derecho de clamar a la sangre de Cristo ni al pacto que Dios hizo con el hombre a través de su hijo Jesucristo. Y si así es esto, entonces hemos puesto en libertad la divina obligación que Dios tenía en honrarnos con su pacto para con nosotros. Dios nos advierte de las consecuencias de encontrarnos dentro de una situación como esta.

Hebreos 10:31
31¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!

[6.35]

Debemos de creer de que cada cristiano que camina deliberadamente en pecado esta retando a Dios cara a cara y caerá en las manos de la condenación.

Hebreos 6:4-6
4 Porque en el caso de los que fueron una vez iluminados, que probaron del don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,
5 que gustaron la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,
6 pero después cayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, puesto que de nuevo crucifican para sí mismos al Hijo de Dios y lo exponen a la ignominia pública.

[6.36]

Tratemos de entender esta situación. Un hombre contrata a un albañil para que le construya una casa. El le pregunta al albañil que cuanto tiempo tardara en terminar de construir la nueva casa. El albañil le responde que le tomara dieciséis semanas para completar todo el trabajo necesario que se necesita laborar en la construcción. El futuro dueño de la casa sabe que el debe de presentarle a su contractor de la casa que renta, el aviso con dieciséis semanas de anticipación para decirle que el se va de la casa porque esta construyendo una que estará lista muy pronto. Si la casa no esta lista, el tendrá que poner todos sus muebles en un lugar aparte o en un almacén y llevar a su familia a un hotel, creando así un inconveniente aun mucho mayor; los gastos de cubrir con todo lo necesario como hotel, almacén y la mudanza serán cosas demasiado cara. Para protegerse el de estos inconvenientes y de todos estos imprevistos, el le hace firmar al constructor un contrato de común acuerdo en el que hay una pena o castigo si no se llega a cumplir. Por cada día que pase y que su casa no este aun terminada pasados los dieciséis días en que se acordaron, el albañil tendrá que pagar al dueño de la casa lo suficiente por todos los gastos que este tenga que hacer según los inconvenientes de todos los gastos. Pero supongamos que el albañil no ha cumplido con el tiempo requerido porque estuvo hospitalizado y muy enfermo; pero ha conseguido avanzar lo suficiente y de manera excelente hasta donde se quedo. El dueño de la casa entonces tendrá que escoger si ser menos demandante, aunque en este caso el albañil tiene toda la culpa en contra. El dueño de la casa tiene el destino del albañil en sus manos por así decirlo. El dueño puede ejecutar la pena y el castigo o perdonar todo y seguir esperando que su casa este lista.

[6.37]

Si el dueño se la casa hubiese demandado que el albañil terminara la casa en menos de dieciséis semanas, el albañil entonces se hubiera tomado exactamente esas semanas, sin perder nada de tiempo y apurarse, pero también hay que tomar en cuenta que el contrato protege a las dos partes. Si el albañil viola los estatutos del contrato, su destino financiero estará ahora en manos del dueño de la casa. El dueño de la casa le puede hacer pagar por los gastos extras que el haga o tal vez compartir los gastos o tal ves si acaso le pueda perdonar toda la deuda. Eso solo lo decide el dueño de la casa. El albañil no se puede refugiar más en el contrato. Y es así de esta misma manera que un cristiano que ha quebrado deliberadamente su pacto con Dios, no puede ya jamás reclamar derecho alguno, privilegios o protecciones que se hayan ofrecido en los términos del contrato o pacto.

2ª Pedro 2:20-21
20 Porque si después de haber escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, de nuevo son enredados en ellas y vencidos, su condición postrera viene a ser peor que la primera.
21 Pues hubiera sido mejor para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que habiéndolo conocido, apartarse del santo mandamiento que les fue dado.

[6.38]

Si nosotros voluntariamente pecamos contra Dios, entonces no podremos mas retener el contrato pactado con la sangre de su hijo. Ya no tenemos un pacto o contrato en el cual refugiarnos. Es como si hubiésemos crucificado al hijo de Dios una vez más. Hemos puesto a ridículo y a mofa al hijo de Dios enfrente de todo mundo. Al tiempo que hemos declarado abiertamente que somos hijos de Dios, también hemos pecado en contra de el y le hemos provocado enfrente de sus enemigos. Nuestro destino esta ahora solamente en las manos de el exclusivamente; y ya no tenemos algún pacto o contrato que nos proteja mas de nuestro cruel destino.

[6.39]

Si el Espíritu de Dios Aun Llamase

Si el espíritu de Dios aun nos llamase a ir, a seguir, a servir y a obedecer, seria entonces razonable pensar y creer que aun estamos a tiempo y que no es tan tarde como pensábamos. Todo pecado es un acto conciente y voluntario, pero no todo el pecado es también voluntario. Si, aun cuando tropezamos, sabemos lo que estamos haciendo. La voluntad no es un acto conciente sino mas bien un acto del corazón. ¿Ha visto usted alguna vez un niño rebelde cuando mira a su papa a los ojos y retadoramente le desobedece? Esto es pecado voluntario y no solamente se trata de diversión al poner los dedos sobre la jarra de los dulces, sino que es desafiante al mirar retadoramente a la madre y aun con su desaprobación comerse los dulces sin su permiso. Este tipo de comportamiento es el mismo que tiene aquel cristiano que deliberadamente peca. Posiblemente ya horita podemos ver la diferencia entre un pecado que puede ser limpiado y perdonado y un pecado que conduce a la muerte espiritual. Una cosa es el que una chica cristiana caiga ante los deseos seductores de la pasión en un momento de debilidad, y otro muy diferente el que ella vaya a las calles y se comience a prostituir ante todo mundo.

[6.40]

Si usted al igual que muchos que han vivido apartados de Dios después de haber recibido su gracia y su perdón esta lleno de temor por el rechazo hacia nosotros, es muy razonable pensar que usted aun se esta preocupando por su dañada relación con Dios. Para darle mas seguridad le diré que a lo mejor usted ha excedido los limites del pacto de Dios, pero deberá tener cuidado de no excederse de su misericordia y de su gracia. Si usted todavía siente un deseo de volver a el y aun oye el llamado de el en su vida, usted es aun un hijo de el y se puede refugiar en el siguiente versículo que a continuación citamos.

Juan 6:44
44 Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.

[6.41]

Aquellos que ya han sido rechazados, ya no le pertenecen mas y no tienen mas afecto por el. Ellos ya no buscan mas el servirle o complacerle, ellos ya se encuentran caminando entre los muertos.

[6.42]

Los que Han Caído

El rey Saúl del Antiguo Testamento tuvo mucho que aun hoy en día le pudiera haber traído éxito y fortuna. Físicamente el gozaba de una buena apariencia y sobresalía en estatura por encima de todos los hombres. Era muy valiente en la batalla y demasiado sabio con el pensamiento. Después de convertirse en el rey de Israel, el tuvo fama y fortuna, pero con todas esas bendiciones, el violo y transgredió el pacto que Dios tenia con el. Es difícil de comprenderlo mas sin embargo el así lo hizo. Saúl estaba tan crecido y tan lleno de vanagloria que se aparto de Dios para ir en busca de los hechiceros y los adivinos. Fue tan inocente que creyó que esto pasaría desapercibido ante los ojos de Dios. Y como resultado Saúl que lo tuvo todo, lo perdió todo posteriormente y murió siendo un enemigo de Dios como podemos ver en 1ª Samuel 28:1-18. No es razonable creer que Dios permite a sus enemigos habitar o heredar parte de su reino. En el Antiguo Testamento, encontramos muchos ejemplos de hombres que en verdad conocieron a Dios, mas sin embargo murieron siendo enemigos de el posteriormente. Saúl no fue de los que estuvo una vez en gracia, siempre en gracia. En el Nuevo Testamento encontramos otro ejemplo, el ejemplo de Alejandro el copero.

[6.43]

Aquí encontramos a este individuo quien fue un convertido de Pablo juntamente con otro, quien es rechazado y enviado por otro sendero fuera del de la iglesia, por haber hablado maldad como lo podemos ver en el siguiente pasaje.

1ª Timoteo 1:19-20
19 guardando la fe y una buena conciencia, que algunos han rechazado y naufragaron en lo que toca a la fe.
20 Entre los cuales están Himeneo y Alejandro, a quienes he entregado a Satanás, para que aprendan a no blasfemar.

2ª Timoteo 4:14
14 Alejandro, el calderero, me hizo mucho daño; el Señor le retribuirá conforme a sus hechos.

[6.44]

Si nosotros creemos que Dios les dio a los apóstoles poderes especiales y a nosotros hombres que estamos bajo pecado, solamente el derecho de estar bajo maldición por nuestros hechos pecaminosos; entonces cualquier hombre a quien un apóstol condenara por los hechos de sus obras, seguramente que ese hombre no estaría entre aquellos redimidos del reino de Dios. Alejandro el calderero, tal vez quizá haya estado entre los redimidos, pero al igual que Saúl el no prevaleció hasta el final. Como hombres, los apóstoles solo tenían el poder de echar fuera el pecado o que este permaneciera entre las personas. ¿Cual cree usted que hayan sido las oportunidades que Alejandro tuvo?

Juan 20:23
23 A quienes perdonéis los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengáis los pecados, éstos les son retenidos.

[6.45]

¿Y que me Puede Decir de Usted?

Si se supone que vamos a recibir las promesas de Dios, debemos entonces de obedecer y cumplir con todas sus condiciones. Vea por usted mismo las condiciones de Dios en los siguientes versículos.

Colosenses 1:21-23
21 Y aunque vosotros antes estabais alejados y erais de ánimo hostil, ocupados en malas obras,
22 sin embargo, ahora El os ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante su muerte, a fin de presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de El,
23 si en verdad permanecéis en la fe bien cimentados y constantes, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, que fue proclamado a toda la creación debajo del cielo, y del cual yo, Pablo, fui hecho ministro.

[6.46]

Nótese hache una vez mas que la palabra que antecede a las bendiciones de Dios es la palabra “si”, “si continuamos en la fe...y no nos apartamos.” Saúl se aparto del camino, Dimas se aparto, Alejandro se aparto del camino. Oremos para que no seamos apartados del camino. Que se nos permita seguir siendo fieles siervos de nuestro Señor Jesucristo, para que así nunca caigamos en desobediencia voluntaria delante de el. Algún día fuimos hechos salvos y continuaremos en esa salvación si continuamos caminando en la luz que es Jesucristo, de una manera integra en nuestra vida.

[6.47]

Tengo un pensamiento final que comentar y hacer para aquellos que aun creen que “una vez en gracia, siempre en gracia.” ¿Qué es lo que les pasara a aquellos que añadan o quiten palabras de las que están en las escrituras, según el libro de Apocalipsis?

Apocalipsis 22:18-19
18 Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro;
19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.

[6.48]

¿Como es que el nombre de uno pueda ser removido del libro (o el árbol) de la vida, si jamás estuvo primero inscrito en el? ¿Por qué no caminar en la luz, trabajar en la salvación diariamente y asegurarnos de que nuestro nombre este inscrito en donde debe estar?