Su Iglesia, o la Nuestra?

Nota: Para entender apropiadamente la posición del escritor, por favor lea el mensaje del autor en la sección “Para el Lector

[15.1]

El siglo veinte trajo consigo mucha popularidad y muchos grupos de iglesias que proclamaban que ellos no eran una denominación. Grupos tales como los navegadores, El camino y la viña y algunos otros. Muchos de ellos ni siquiera le pedían a uno que tuviera membresía. Algunos de estos grupos se reunían en iglesias de institución y en edificios, mientras algunos otros preferían la comodidad de un hogar sencillo. Sin importar en donde se reunieran, muchos de ellos compartían un acosa en común. Cada una tenía una estructura organizacional que las unía a las otras de una manera administrativa. Cada una tenía líderes que funcionaban en la iglesia local y en las otras como corporativos o supervisores. Todas estas iglesias enseñaban una doctrina manca; cosa que discutiremos mucho mas adelante.

[15.2]

Mientras el interés por las iglesias independientes que acababan de surgir crecía a un promedio muy rápido, también creció mucho el interés por aquellas iglesias de tipo organizacional o mega iglesias, como La Juventud por Cristo, Cruzadas Estudiantiles, y Juventud con una Misión. Todas estas rechazaban ser catalogadas dentro de alguna denominación. Estas también rechazaban Ela reunirse en días y lugares tradicionales, para así mantener una estructura fresca y única. De esta manera podían escapar de la crítica de las muchas iglesias tradicionales. De hecho ellos animaban a que uno se uniera a cualquier otra iglesia, (aunque siempre preferían que fuese la suya) y así estar considerados dentro de la línea de cristianos y parte de la iglesia de Cristo. La cruzada evangélica de Billy Graham fue particularmente muy exitosa, en llevar a cabo todo lo que anteriormente hemos mencionado y también muchas iglesias institucionales se le unían, prestando así su apoyo a la cruzada y también a las mega-iglesias. En sus inicios muchas de estas nuevas organizaciones o mega iglesias, comenzaron a ser vistas como muy amigables y llevarse bien con las iglesias tradicionales y nunca se consideraron rivales.

[15.3]

Pero quien quiere la guerra contra un gigante denominacional? En pocas palabras uno pudiera ver el sentido lógico aquí. El tipo de iglesias que mencionamos anteriormente, ósea las mega iglesias, fue muy exitoso en su porcentaje en la ganancia de miembros. Y ha sido muy exitosa aun ganando muchísimo más miembros en todo el mundo a nivel organizacional. Y por decir así, gracias al surgimiento de estas iglesias, se vino a dar un avivamiento a las iglesias y a los corazones de los cristianos quienes habían perdido ya el gozo de su salvación. En muchos sentidos, despertó al pueblo cristiano a tener un diferente modo de pensar. Rompió con el cordón umbilical que ataba a las iglesias con sus miembros y con su denominación. Podemos considerar a este tipo de iglesias y mega iglesias, como una denominación más? Y que es una denominación, sino una organización? Ciertamente este tipo de iglesias manifiestan una gran organización. Sin embargo no es nada bíblico y si además no estaba autorizado por Dios, no es entonces una obra de Dios. Y si no es el trabajo y obra de Dios, entonces debe de ser obra y trabajo del hombre. Y al decir esto, no quiero que se piense que me voy a los extremos y sugiero que solo exista un blanco y un negro. El espíritu de Dios mora en cada uno de los creyentes, pero estos creyentes fueron también los que iniciaron este tipo de iglesias. Estas mega-iglesias fueron creadas para el expandimiento del Reino de Dios y efectivamente así fue, así que no todo lo que ellos hicieron fue malo. Y esto que significa entonces? Significa que la gente correcta tenía un propósito correcto, pero buscaron hacerlo con los medio incorrectos. Y aunque tenían el medio incorrecto para hacerlo, aun así ellos pusieron la palabra de Dios como base y Dios los prosperó, porque la palabra de Dios nunca regresa vacía. (Isaías 55:11) El medio correcto e indicado se nos entregó en nuestras manos hace cerca de dos mil años por medio de Cristo y este medio el lo llamo, su iglesia.

[15.4]

Mal o bien, muchos fueron arrastrados a este tipo de mega-iglesias. Infinidad de gente rindieron sus vidas a Cristo en muchas De sus celebraciones masivas. Sin embargo cuando ellos regresaron a las iglesias típicas y tradicionales, con un nuevo y renovado espíritu y con hambre espiritual; muchos no encontraron otra cosa más que hambre y desolación. Dicha hambruna por la palabra de Dios les causó la muerte, ya que ellos no pudieron sobrevivir con la poca alimentación y la pobre enseñaza que recibían en las iglesias. Y he aquí el dilema, estas mega-iglesias masivas, habían creado un despertar en muchos cristianos, habían aun acercado a los inconversos y los habían traído a los pies de Cristo gracias a la palabra inspirada de Cristo. En otras palabras, la leche se les entrego a por mayor. Dicha leche estaba cargada con todo el poder espiritual. El único problema era que muchas otras iglesias en su afán de traer más adeptos a sus iglesias y aprovechar el auge de la palabra de Dios, ofrecían leche diluida semana tras semana en sus iglesias. La leche que ofrecían parecía más bien como una soda la cual se evaporaba en segundos por carecer de un buen nutriente. (el espíritu) La leche de la palabra de Dios estaba siendo entregada casi diluida y era presentada solamente en debilidad de la carne y no con poder de Dios. La iglesia pudo por un momento retener a los nuevos convertidos a través de tradiciones y rituales, pero jamás les devolvió el avivamiento que habían recibido. Eventualmente muchos cristianos regresaron a sus vidas anteriores y se volvieron mas duros y renuentes a la palabra de Dios en estado de petrificación. Hasta este punto ellos creían que ya lo habían escuchado todo y que ya sabían todo lo concerniente a la vida cristiana. Vieron lo que la iglesia les podía ofrecer y mejor se negaron a aceptarlo y se fueron vacíos y decidieron vivir una vida en mediocridad.

[15.5]

Algunas de las grandes mega- iglesias, llegaron a tal dimensión que eclipsaron a todas las demás pequeñas iglesias de institución. Dichas organizaciones y mega-iglesias, en la mayoría de los casos proclama ser independiente, no denominacional o interdenominacional. Les molesta y se enfadaran si se les cataloga como una denominación o si se les afilia a algún tipo o grupo en particular. Sin embargo ellos reúnen todos los requisitos para ser considerados como una denominación. Tal vez ellos no tengan una lista especifica para la membresía, pero sus conductas y sus hechos son liderados cual y tal como la de las demás organizaciones que requieren de un líder. Tal vez no se apegaran a bautizar de cierta manera u otra, pero si nutren a sus miles de congregantes con una doctrina especifica. Ellos cobijan a sus asambleas bajo las alas de una organización y bajo la protección de un solo liderazgo y una sola administración. Proclaman no ser una denominación o siquiera una iglesia pero sin embargo siguen adoctrinando cual iglesia tradicional a sus feligreses. Este tipo de mega-iglesias, asambleas y organizaciones caen victimas de la misma vanidad en la que cayeron las iglesias institucionales y las cuales formaron las muchas denominaciones que tenemos hoy en día.

[15.6]

Cierto día un hombre entro al la oficina de su jefe y le pidió un aumento de sueldo de una manera muy formal. El jefe le respondió que aunque el estaba satisfecho con el trabajo que este hacia, no podía darle ninguna aumento de sueldo. Cuando el empleado le preguntó que por que no era posible, el jefe le contestó: “Va en contra de la política de esta empresa el pedir aumento en estas fechas.” El trabajador entonces pidió hablar con alguien que pudiese cambiar las políticas de la empresa, a lo cual su jefe le contestó de este modo: “Eso va también en contra de las políticas de esta empresa.” Como puede ver, es posible razonar con un hombre. El hombre tiene una vida y una voluntad que pueden ser cambiadas, pero como lidiamos contra alguna política? No podemos muchas veces. Cambiarla es casi imposible. No se puede usted sentar y hablar con una política, lo cual explica el por que las compañías usan este tipo de estrategia.

[15.7]

El mismo principio se aplica cuando discutimos y hablamos de la mala doctrina. Como puede ver, es tal vez posible corregir una mala doctrina o una doctrina imperfecta que algún miembro de la congregación tenga. Puede tal vez ser posible que corrijamos aun maestro, pero como corregimos y cambiamos por completo toda la doctrina de una denominación? Puede tal vez usted dedicarse de por vida a esta labor, sin llegar nunca a alcanzarla. Pero para empezar debemos recordar que primero seria que nos escucharan seriamente y entendieran nuestro razonamiento. Y para que nos escucharan tomarían años. Y si por acaso ellos nos escuchan, debatirán con nosotros hasta que nos demos cuenta que la manera correcta es la doctrina de ellos y si no lo entendemos así, entonces nos pedirán que nos marchemos.

[15.8]

Dentro de una denominación, la doctrina que se emplea, es casi como la política de una empresa y entonces quien puede lidiar con ese tipo de políticas? Aun el Señor Jesús trato de entrar al mundo de los Fariseos y cambiarlos desde adentro. El no trató de quedarse dentro del sistema y mejorarlo. Al contrario el optó por servir, adorar y enseñar la verdad desde afuera del sistema y dejar que los fariseos vinieran a el. El conocía el corazón frió de los fariseos y sabia que ellos no serian sacudidos por su enseñanzas y que continuarían sus doctrinas malas y perversas. Y que es una doctrina mala? Es aquella que se niega a rendirse a la verdad. Se protege contra el cambio y se protege a si misma de todo cambio ya sea que este cambio este correcto o no. Se resguarda detrás de los clichés como: “siempre lo hemos enseñado de esta manera”, “acaso crees que tienes mejor perspectiva que los fundadores”, o “necesitas entenderlo y verlo desde el original griego para comprenderlo.” Tienen bien programado un sinnúmero de versículos para defender su doctrina de todo cambio y ni siquiera tomaran en cuenta una oportunidad de considerar otra posición, aun cuando dicha posición sea razonable y este de acuerdo a la palabra de Dios. Para la denominación y sus secuaces el tener siempre la razón es más importante que ganar enseñanza y crecer en la palabra de Dios. Prefieren defender a su denominación (o a su equipo) que defender la causa de Cristo. Si ellos descubren que los bautistas o luteranos están en error, se alejan de estos y admiten que ellos eran denominacionalistas, que de hecho lo son y no se basan en las escrituras. (1ª Cor. 1:11-13)

[15.9]

Recordemos una vez más que el denominacionalismo consiste de un número de iglesias que se juntan y que comparten un mismo liderazgo y una misma administración. Las mega iglesias no son otra cosa que lo mismo que las iglesias institucionales, ya que comparten un liderazgo y una misma administración. Hay acaso alguna diferencia entre una asamblea de cristianos que se reúne a alabar a Dios y estudiar su palabra y entre una iglesia institucional que se reúne a alabar a Dios y estudiar su palabra? Ambas, la mega-iglesia y la iglesia denominacional proclaman que sus doctrinas son lo último y las más novedosas. Una toma en cuenta la membresía y la formalidad y la otra no lleva membresía y es más informal. Una proclama ser una iglesia y la otra solo un cuerpo de creyentes. Una usualmente se reúne en un edificio muy formal y la otra en lugares que alberguen a cientos y no en un edificio tan formal. Ambas poseen un liderazgo profesional a nivel local, general y corporativo. Así que no olvidemos lo que es una denominación. Una denominación son dos o mas iglesias que se congregan regularmente y que comparten un liderazgo común, (un líder común para todas las iglesias) en todos las estructuras y niveles. Caminan como pato, nadan como pato, graznan como pato y por lo tanto debe de ser unos patos. De este modo es que sucede con las iglesias también. Una vez que las organizaciones, mega iglesias o cualquier institución cristiana reúnen grupos para administrarlos a cada uno y adoctrinarlos con sus malas doctrinas; es lo mismo que estar formando una nueva denominación. La doctrina nunca se debe de servir cuando esta en mal estado. Sino que la doctrina debe siempre llevar la verdad. (Juan 17:17) La doctrina que se compromete ante la mentira es casi igual que un gusano de tierra.

[15.10]

Cierto hombre y su mujer invitaron en una ocasión a un amigo de ellos, a que viniera a cenar a su casa. Deseosos de alagar a su invitado especial, se disculparon con él para ir al mercado mas cercano en donde habían planeado poder comprar un delicioso pedazo de carne, el cual deseaban compartir con el invitado durante la cena. Antes de marcharse le dijeron que estaba en su casa y que podía sentirse cómodo y le dejaron para que se sintiera libre. Al poco rato cuando la pareja regresó, se dieron cuenta que el invitado había re-acomodado la cocina, porque el creía que su acomodo era mas eficiente y el espacio era mejor aprovechado. Para su sorpresa y su desagrado también se percataron de que el había quitado del todo el pórtico que estaba al frente de la casa, porque pensaba que la casa lucia mucho mejor sin el. El dijo a los dueños de la casa que todo lo había hecho con la mejor de las intenciones. Si usted fuese el dueño de la casa, como se sentiría? Que le diría a su invitado? Y es que acaso no nos hemos tomado las libertades dentro de la Iglesia de Cristo? Acaso no hemos hecho cambios en su casa, que el nunca jamás nos dio permiso de hacer? Que cree usted que Cristo hará cuando regrese por su iglesia y se encuentre con un sinnúmero de cosas que le hemos añadido, lo que le hemos quitado y lo que la hemos cambiado. Cree usted que el estará complacido con nuestras buenas intenciones?

[15.11]

Una de las tragedias mas grandes en la iglesia de hoy en día es ver como los cristianos no se dan cuenta de que la iglesia no nos pertenece a nosotros. La iglesia le pertenece a Cristo y fue comprada a precio de sangre sin pecado y sin mancha. Nosotros no tenemos el derecho de poseerla y ni siquiera tenemos el derecho de hacerle cambio alguno. Cristo nos dio un plan diseñado y terminado para la iglesia y los apóstoles además nos dejaron un modelo completo de cómo debe de ser esta iglesia que Jesús no dejo y que muchos ya en aquel entonces intentaban cambiar y re diseñar. Pero como será posible que uno pueda mejorar el plan de Cristo? Por que cree usted que tenemos el derecho moral o legal de cambiar el modelo de su iglesia? Démonos cuenta que la iglesia no nos pertenece a nosotros. En donde en la Biblia Dios nos dio la aprobación para rediseñar bajo la estructura del denominacionalismo? Lo que los bautistas necesitan saber es que la iglesia no pertenece a los bautistas, sino mas bien la iglesia pertenece a Dios. Si la iglesia en su totalidad se volviera bautista, católica o de alguna otra denominación, en ese momento aquella iglesia deja de ser de Dios y pasa a ser nuestra. El regresara algún día por su iglesia, pero solo lo hará por una sola. Una sola y más vale que esa iglesia no este adherida a ninguna otra. Cuando hablamos de su iglesia, Cristo tiene exclusividad de pertenencia y su iglesia el no la comparte con ninguna denominación.

[15.12]

Acuérdese que la iglesia que Jesús dejo, aquella iglesia sincera y amante que el compro con su preciosa sangre, era solo como un bebe cuando ya estaba bajo las presiones de la división y bajo la enseñaza de falsos maestros.

1ª Cor. 1:11-13
“Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay contiendas entre vosotros. Me refiero a que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo, yo de Apolos, yo de Cefas, yo de Cristo. ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso fue Pablo crucificado por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?”

[15.13]

Cloé reporto a Pablo que la iglesia de Corinto ya estaba presentando el levantamiento de ciertos grupos dentro del cristianismo. Algunos decían que eran de Pablo, otros de Apolos y otros de Pedro. Muchos se atrevieron a utilizar las enseñanzas de Cristo para crear división y empezar a crear denominaciones por doquier. Las mismas enseñazas que se nos dieron para la edificación, unidad y crecimiento, ahora se utilizaban para división. Las enseñanzas nos deben de dar unidad y una mejor comprensión de la palabra de Dios, para el propósito de nuestras vidas y para así, ser un mejor instrumento de unidad y no para ser un instrumento de separación y segregación.

[15.14]

A la iglesia siempre se le menciona como el Cuerpo de Cristo y a cada uno de nosotros como miembros de su cuerpo. (1ª Cor. 12) Puede algún miembro dejar de ser parte del cuerpo y sobrevivir? Puede un brazo ser arrancado del cuerpo y vivir por si solo? Puede un ojo que ha sido extraído de nuestro rostro, seguir viendo por si mismo? Puede cualquiera de nuestros miembros ya sea boca, pies, cabeza, servir al cuerpo una vez que han sido arrancados de los demás miembros? Será que como discípulos de Cristo tenemos el derecho de destajar este cuerpo lo mismo que un destazador destaza una res y lo divide en partes? Podemos ponerla a una parte el nombre de chuleta, a otra la de pierna y a otra la de muslo? Por que es entonces que seguimos repitiendo una y otra vez los mismos errores? Por que es que seguimos partiendo el cuerpo de Cristo y a unos los llamamos luteranos, a otros wesleyanos o metodistas o pentecosteses? Cuando será que de verdad todos juntos vendremos a ser parte de una sola casa? Una casa no unida por las coyunturas humanas sino unidas por las coyunturas espirituales las cuales son los dones y los diseños de Dios Cuando será que quemaremos los artículos de incorporación, estatutos de fe y legislaciones, que solo son una burla de lo que es real? Cuando será que mostraremos unidad, sin prejuicios, sin altanerías y sin orgullos propios y le diremos al mundo que de verdad existen el amor y la unidad aun en un mundo tan hostil y tan lleno de perdición? Así es como la iglesia de Jesús debe ser construida y permanecer de esa misma manera juntos. La iglesia de Cristo es muchísimo muy diferente a aquella iglesia del hombre. La unidad del hombre es solo carnal. La unidad de Cristo es espiritual. La unidad del hombre es temporal, la unidad de Cristo es eterna y para siempre.

[15.15]

Debemos ver primeramente el hoyo si es que no queremos caer en el de nuevo. Debemos darnos cuenta con el corazón y el pensamiento de lo que es el denominacionalismo si es que queremos evitar caer en el o llegar a ser parte de una de estas. La clave para entender la estructura de la iglesia, se encuentra entendiendo a quien le pertenece la iglesia. Quien es quien la dirige en verdad? La palabra de Dios nos dice que la cabeza de la iglesia es Cristo. (Col. 1:18) Así que debemos considerar con mayor atención el versículo anterior que dice: “Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen.” (Col. 1:17) Literalmente esto quiere decir que el es quien sustenta todas las cosas. Si Cristo es quien sustenta todas las cosas, entonces todas las asambleas que se reúnen y se juntan en su nombre deben de hacerlo exactamente así; en su nombre. El es la razón principal de todos aquellos que proclaman reunirse en su nombre. El es el único y exclusivo líder de todo y de todos. En otras palabras el es el único. Y si así es esto, entonces toda asamblea alrededor del mundo debe de ser independiente del mundo y estar alejada de sus deseos carnales, no importando que tan bien intencionados sean esos deseos. Jesús exclusivamente a través del poder del Espíritu Santo, debe de ser el único guía y conductor, la única autoridad y el único administrador. La iglesia es de el y le pertenece; siempre lo ha sido y siempre lo será. Tome en cuenta lo que se haya escrito en el libro de Hechos 2:47

Hech. 2:47
“alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.”

[15.16]

No fueron los líderes los que se añadieron a la iglesia, sino más bien fue el Señor. El no necesita de nuestra ayuda para construir su iglesia, sino mas bien el nos permite entrar y ser sus colaboradores. Ore al Señor de la mies, para que envié obreros a su mies. El se agrada de trabajar juntamente con nosotros. Nunca debiéramos atentar tener el control, dominar o regular el crecimiento y moldear su reino, especialmente dentro de su iglesia. Cristo es el único arquitecto, el único diseñador y constructor y solamente el determina quienes entraran a su cosecha. Como siervos de Cristo debiéramos esperar a ser llamados. Debemos orar para ser llamados y enviados a la cosecha. El exclusivamente tiene la autoridad para enviarnos y así que no asumamos un rol que el ni siquiera nos a dado libertad de tomar. Muchos han respondido a un llamado que jamás han tenido y que jamás se les ha dado. Otros han contestado el supuesto llamado y algunos otros han tomado arbitrariamente sobre si mismos el rango y alcance de su llamado, poniendo autoridad sobre si mismos sin permiso alguno de Dios.

Mat. 9:38
“Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”

[1517.]

Una de las funciones de la iglesia es el equipar a los santos para toda buena obra. Una iglesia puede equipar de todo a los santos cuando ella misma ha sido completamente equipada. Cuando una iglesia ha sido equipada con los líderes y los dones que Dios juzga necesarios que su pueblo tenga, entonces la iglesia funciona de una manera independiente de lo carnal y mundano y de cualquier liderazgo carnal. Una vez que la iglesia ha sido plantada de esta manera, se encuentra libre para mirar solo hacia Cristo y ser guiada por el. No necesita de apóstoles, para cuidar de la obra de su iglesia y de otras, ni tampoco una junta de la iglesia, ni firmar contrato alguno o firmar algún estatuto de fe. Al igual que cada cristiano de forma independiente, que cuida de su cuerpo, así mismo debe con esa libertad seguir a Cristo o seguir al hombre; vivir en apostasía o caminar en rectitud y justicia; obedecer la palabra de Dios y amarse los unos a los otros o desobedecer.

[15.18]

La tendencia del hombre natural es el construir y organizar imperios carnales y ponerlos como monumentos a sus grandes logros. En las iglesias institucionales, el logro y el éxito siempre se miden con el número de feligreses que el pastor pueda tener en uno de sus edificios o el logro y la enormidad en la construcción de cualquier proyecto. Las debilidades del hombre espiritual, permiten que los deseos y las pasiones del hombre natural influyan en su razón. Y así de esta manera el hombre olvida que su misión aquí en la tierra es complacer a Dios y se va alejando cada vez más de este propósito cuando se va detrás de los hombres y sus vanos logros. Dicho hombre comienza a pensar y a creer que el complacer a los líderes de su iglesia construyendo grandes edificios o levantando inmensas ofrendas de amor, es lo que automáticamente place a Dios.

Gal. 1:10
“Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo.”

[15.19]

Me da temor que las iglesias de hoy en día que se reúnen en las casas, puedan caer victimas de los mismos apetitos carnales de las iglesias institucionales. Algunos de los líderes de las iglesias en casa de hoy ya han comenzado a crear ciertos denominacionalismos. Y esto pasa cuando nosotros como cristianos fallamos en ver y entender lo que es una denominación. Una vez más insistiré en lo que es una denominación, una denominación es:

[15.20]

Cuando dos iglesias o asambleas que se reúnen y comparten un mismo liderazgo, en ese momento se convierten en una denominación.

[15.21]

Una vez que la iglesia ha comenzado a funcionar de acuerdo con la palabra de Dios, y con los instrumentos que el nos ha dado (un apóstol o un evangelista) debemos dejar que este permanezca o caiga por si solo. El podrá continuar dando asesoria, consultas y sobre todo orar por ella, pero jamás debe tomarse la libertad de querer tener autoridad por sobre los demás. Todas las iglesias deben de estar bajo un solo liderazgo y ese debe ser el liderazgo de Cristo. Después de todo solo hay un Dios y Señor, una sola fe y un solo bautismo y todos nosotros nos encontraremos con el a su tiempo cuando el regrese por su iglesia. Si las iglesias quieren experimentar la unidad, entonces tendrá que ser aun nivel diferente. La unidad no tiene que ser por causa o consecuencia de la organización que tienen o porque comparten el mismo liderazgo de un solo hombre; sino mas bien debe de ser el resultado de que Dios ha puesto en nuestras vidas el hambre por el amor y el conocernos el uno al otro como hijos santos escogidos por Dios. Los pequeños grupos independientes que ahora en estos días se reúnen en las casas, muy pronto casi se verán forzadas en tener compañerismo con otras iglesias que también se reúnen en el nombre de Cristo. Estos anhelan de una manera optimista que los hermanos que encuentren de las otras iglesias que se reúnen en casa puedan ser tierra fértil para comenzar nuevos lazos de amor y así crecer juntos. Aquellos que crecen dentro de los imperios de una iglesia institucional, son advertidos a no reunirse con algunos otros de afuera. Se les enseña que deben acercarse a otros grupos cristianos con precaución y cautela. Los cristianos no son ningunos tontos si se les enseña bien. No caerán presas de cualquier falsa doctrina que se les presente en su vida. Necesitamos buscar y construir nuevas relaciones con otros hermanos y amarnos de la misma manera que nos amamos a nosotros mismos.

[15.22]

Algunos de los líderes de las iglesias que se reúnen en casas de hoy en día han seguido la práctica de la iglesia primitiva y han comenzado a escribir un sinnúmero de libros. En todo esto, el escribir libros ha sido una cosa buena y el material que se ha escrito ha beneficiado y estimulado mucho el razonamiento de muchos creyentes que asisten a las iglesias institucionales. A muchos de ellos les ha puesto en libertad de las garras de la muerte y de las cadenas del sistema de la religión. El problema ahora es que dentro de este movimiento de las iglesias en casa se esta presentando el mismo problema que se suscitó en la iglesia de Corinto, nada mas que en una mayor escala. En Corinto los hermanos se estaban separando bajo las enseñanzas de Pablo, Apolos y Pedro, pero sin el consentimiento o autorización de alguno de ellos. Pablo, Apolos y Pedro no estaban de ninguna manera orquestando división alguna y no estaban por supuesto favoreciendo tendencia alguna. A diferencia de los líderes de la iglesia en el primer siglo, algunos de los escritores y líderes de hoy en día han caído en el divisionismo y lo promueven. Algunos líderes que han plantado iglesias en casas, han querido agrandar su dominio queriendo controlar a iglesias más pequeñas; asambleas que obviamente estarán de acuerdo en unirse y ser subyugadas al liderazgo y a recibir las enseñanzas de esos lideres como lo hicieron los líderes de Corinto. (1ª Cor. 1:11-13)

[15.23]

Muchos de aquellos que se reúnen en iglesias en las casas han descubierto el valor del pluralismo en el liderazgo. Hay sabiduría en el consejo de los ancianos. Como discípulos individuales que están listos para asumir las posiciones de responsabilidad, a ellos se les debería de reconocer. Se les debería dar la oportunidad de ejercitar sus dones y talentos que se les han concedido juntamente con la disciplina que han recibido. El liderazgo plural es sano dentro de cada asamblea en particular, porque así cada líder designado por Dios será quien lleve la responsabilidad juntamente con los ancianos, de cuidar y alimentar del rebaño. Acuérdese de el pasaje de Hebreos 13:17 “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta.” Y de hecho cada líder de una iglesia en casa dará cuenta ante el jefe de los pastores, cuando este regrese por su iglesia.

1ª Pedro 5:2-4
“Pastoread el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero, sino con sincero deseo; tampoco como teniendo señorío sobre los que os han sido confiados, sino demostrando ser ejemplos del rebaño. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, recibiréis la corona inmarcesible de gloria.”

Rom. 14:12
“De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.”

[15.24]

Cuando cualquier líder que enseña, ya sea por palabra o de hecho, que el tiene un don especial, privilegiado y que tiene una relación con Dios que le permite juzgar a su rebaño y tener sobre ella autoridad como mediador entre Dios y su iglesia; ese hombre ha excedido por completo el llamado que Dios supuestamente el dice que le ha encomendado. Cuando cualquier hombre o grupo asumen el liderazgo y señorío sobre más de una iglesia, estos se han puesto a competir con Cristo mismo. No hay posición intermedia entre Cristo y ninguna iglesia que exista. El es el único mediador entre Dios y los hombres.

1ª Tim. 2:5
“Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre.”

[15.25]

Mientras que la iglesia estaba en el proceso de ser establecida espiritualmente y las piedras para su edificación apenas se estaban juntando, no podía llamarse todavía iglesia. Sin embargo el proceso de darle forma estaba llevándose a cabo. Los apóstoles, aquellos que plantan iglesias, son enviados a trabajar y plantar iglesias y tener control sobre ellas, solo hasta que las iglesias sean lo suficientemente maduras y tengan sus propios ancianos que hayan sido electos para el servicio. Una vez que esto se haya conseguido, dichos apóstoles se harán a un lado. Pueden sin embargo dar consejo, animar, rogar u orar por ellas, pero jamás interferir con su trabajo. Los apóstoles son enviados a plantar iglesias y a trabajar, y no a cuidar solamente de una iglesia. El apóstol es enviado hacia fuera y no hacia adentro. El ha sido llamado a desarrollar y levantar nuevas congregaciones y no a dirigir a las presentes iglesias. Jesucristo tiene esa labor desde el inicio de la iglesia. (Col. 1:18) Cristo debe de ser el único y verdadero centro de poder y de autoridad dentro de la iglesia, al igual que cada célula del cuerpo humano tiene su propio núcleo. Cada célula del cuerpo humano es independiente y dependiente a la vez. Independiente como significando que son completos, pero dependientes a la misma vez de los demás para seguir creciendo y tener vida. Nosotros como pequeñas iglesias independientes que nos reunimos en casa, somos como las cedulas del cuerpo; completas pero a la ves dependientes de las demás iglesias para estar en buena condición. Nosotros somos la iglesia y como asambleas independientes debemos unirnos a todas las demás asambleas que también trabajan para el cuerpo de Cristo.

[15.26]

Nosotros creemos que una iglesia exitosa es aquella que reúne todos los requisitos y se reúne regularmente y tiene una fuerte relación con Dios y con los demás hermanos. El ciclo de crecimiento en cualquier iglesia basada en el Nuevo Testamento no esta completo, ni ha madurado hasta que haya desarrollado relaciones más estrechas y fuertes con otras iglesias. Dichas relaciones validan la credibilidad y el buen estado de salud de cada iglesia. No podemos considerarnos a nosotros mismos completos, si no los incluimos a ellos también. Si estas relaciones con las demás iglesias se forman por causa de que unas iglesias se han cobijado bajo un mismo liderazgo o bajo las enseñanzas de alguien en particular, en ese mismo momento comienzan a fallar. No hay buen testimonio para la iglesia o ninguna gloria para nuestro Señor en dichas situaciones. La única manera para honrar y complacer a nuestro Señor Jesús es obedecerle, amar a los hermanos, considerar a otros mejores que a nosotros mismos y ser pacientes y bondadosos con todos aquellos que se reúnen en la casa de Dios. Esto debe llevarse a cabo como una elección; elección libre. Como iglesia debemos escoger el reunirnos en unidad y debemos hacerlo dejando atrás el orgullo propio, la vanagloria y el amor propio y todas esas cosas. En pocas palabras, debemos de tener unidad porque la deseamos con todo nuestro corazón y no solo porque se nos ha mandado y hemos sido ordenados a hacerlo a través de un líder carismático, concilio o algún otro contrato.

[15.27]

Uno de los mejores medios para evitar el ser como islitas abandonadas a la deriva, han sido las conferencias que como iglesias en casa hemos organizado en varios lugares. Estas conferencias promueven las buenas relaciones entre las iglesias en casa, promoviendo la oportunidad de conocerse el uno al otro, intercambiar ideas, compartir enseñanzas y animar a que las conferencias se celebren mas seguido con mayor numero de iglesias. Hay muchísimas conferencias celebrándose hoy en día y como es lógico imaginarse, tienen su agenda súper llena de actividades que pretenden construir y levantar el Reino de Dios. Que Dios nos de de su bendición y de su sabiduría para ver e identificar la diferencia entre tantas iglesias. Nosotros como cristianos debemos animar a hacer el bien y desanimar a todos aquellos que hacen el mal.

[15.28]

En el futuro, cuando Satanás ponga su atención en estas conferencias que se están celebrando, veremos como los líderes de dichas conferencias validaran y aprobaran a dichas mega iglesias y buscaran unirse a ellas, y hablaran mal de aquellas que no se quieran unir. Debemos impedir toda esta clase de mal que pudiese venir en el futuro. No debemos permitir que dichas conferencias se conviertan en debates político-religiosos que buscan despedazarse en ver quien tendrá la razón y tratar a la misma vez de ser un mediador entre Dios y los hombres.

[15.29]

En el Antiguo Testamento un peregrinaje se realizaba una vez al año para ir al Templo. Estas eran muchas y muy diversas ocasiones para tener compañerismo y aprender muchas cosas. Oremos hoy para que las conferencias de las iglesias en casa que se celebran anualmente, sean de la misma manera un medio para crecer y fortalecernos en amor. Somos una familia, que tiene por padre a Dios y también a el, como su único líder y guía. En cada familia en particular hay siempre conflictos. Vemos en las páginas del Nuevo Testamento que entre ellos también hubo infinidad de problemas. Es cierto que ellos estaban llenos del Espíritu Santo, pero debemos también recordar que ellos vivían en la carne. En cada cristiano hay una batalla que esta presente día con día. El espíritu y la carne son contrarias la una de la otra y cada una en particular busca tener control sobre la otra.

[15.30]

En nuestra familia terrenal aceptamos el hecho de que haya miembros más jóvenes que otros. Muchas veces los hermanos mayores piensan que tienen todas las respuestas a los problemas y esto quizá moleste a los demás hermanos y hermanas e incluso tal vez a los mismos padres. Y cuando esto ocurra, debemos por esa razón echarlos fuera de la familia y hacerlos a un lado a dichos hermanos que son algo orgullosos? Les dejamos de llamar hermanos o hermanas? Muchos de nosotros tenemos hermanos y hermanas a los cuales frustramos o que nos frustraron. Acaso nuestros hermanos mayores tuvieron siempre la razón? Por supuesto que no. La tuvimos nosotros? Pero para ser más justos podemos decir que muchas veces nuestros hermanos mayores tuvieron la razón. Hay en este mismo sentido, hermanos y hermanas dentro de la familia cristiana, que son más jóvenes y menos experimentados y maduros que nosotros. Hay algunos otros que son muchísimo mas experimentados que nosotros y hay por supuesto aquellos que creemos están demasiado atrás de nosotros, pero que al final nos damos cuenta están al mismo nivel que nosotros, si no es que mas adelantados que nosotros. Posiblemente es por esta razón que la palabra de Dios nos insta a considerar a todos como superiores a uno mismo. Y también debemos recordar que solo tenemos una boca y dos oídos, así que prestemos mayor atención y usemos ambas cosas apropiadamente. El encontrar la verdad es siempre mas provechoso que el tener la razón. Nosotros no menospreciamos a los de nuestra familia cuando vimos que no tenían la misma idea que nosotros y de este mismo modo debemos de hacer con los que están en la casa de Dios. Que Dios nos proporcione de su gracia para ser pacientes los unos con los otros. Esto a su vez demostrara el nivel de nuestra madurez espiritual.

[15.31]

La mayoría de los hermanos que ahora asisten a las iglesias denominacionales, saben muy poco, tal vez nada de las iglesias que han regresado al formato de la adoración de la Iglesia Primitiva. No se han dado cuenta que el denominacionalismo es contrario a lo que Dios estableció. Que hay muchos tratando de regresar al camino y al modelo de la Iglesia Primitiva, la de los apóstoles, aquel hogar sencillo pero lleno de amor y aquella iglesia del Nuevo Testamento. Muchos de nosotros venimos de varias iglesias institucionales; así que seamos pacientes con aquellas familias, así como las familias anteriores lo fueron con nosotros cuando creímos tener todas las respuestas.

[15.32]

Un Pensamiento Final

Hay solo un mediador entre Dios y los hombres, y no una organización hecha por manos de hombre. Y hay además un solo que fue enviado por Dios para dirigirnos y llevarnos a toda verdad y el no pertenece a ninguna denominación en particular. (1ª Tim 2:5) (Juan 16:13)