A quien pertenece la iglesia?

Mat. 15:8
8 "Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mí.
9 "Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres."

La palabra de Dios fue dada con un plan y propósito, con un diseño espiritual para construir el Reino de Dios aquí en la tierra. La Biblia no es solo más que un simple diseño que Dios ha dado; es un diseño que nos da la pauta para construir con todo detalle y especificaciones.

Acaso Dios construyo una iglesia solo para el, a través de su hijo y de los apóstoles o la hizo pensando en aquellos que vendrían a el y serian parte fundamental de la misma? Seria acaso el propósito de Dios construir una iglesia con cosas materiales tales como oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, o de materiales meramente espirituales? Y si así fuera de que forma seria? Seria la iglesia igual que su propio fundamento y cimiento o sobrepasaría más allá de ello? La piedra angular seria el modelo y línea a seguir o se aplicarían otras reglas? Necesitamos preguntarnos todos nosotros una pregunta muy importante: A quien pertenece la Iglesia?

Para llegar a una conclusión apropiada debemos regresar al diseño, modelo y especificaciones que se encuentran en la Palabra de Dios.

Ciertamente una cosa queda muy clara de las enseñanzas de Cristo; la iglesia debe estar fundada sobre la roca y no sobre la arena. La arena es fácil que se remueva. La iglesia se debe de construir en roca firme, cimiento inamovible y fuerte. La parábola de la casa construida sobre la roca pone claramente en evidencia esta verdad. (Mateo 7:24-27)


1. Sobre que roca debemos construir la iglesia? (1ª Cor.10:4)
2. Quien es el mismo ayer, hoy y por los siglos? (Heb. 13:8)
3. Quien es la piedra angular? (Efe. 2:20)
4. Quien es el fundamento? (Efe. 2:20)
5. A quien pertenece la iglesia? (Efe. 5:27)
6. Se habla de una casa física o espiritual? (1ª Pedro 2:5)
7. Se puede construir sobre fundamentos que nosotros escojamos?


1ª Cor. 3:11-13
11 Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo.
12 Ahora bien, si sobre el fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja,
13 la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno.


Si todos los que nos llamamos cristianos (todos aquellos que obedecemos y seguimos a Cristo) intentáramos modificar, re-diseñar o reducir cualquiera de las partes de la iglesia de Cristo, estaríamos haciéndonos lo mismo a nosotros. La iglesia es comprada y poseída por la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo.

Hec. 20:28
28 Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre.

El y solamente el, tiene la autoridad y el señorío; autoridad para agregar, quitar o mantener en un solo lugar lo que el ha establecido. El ha declarado eso en su plan maravilloso y su palabra no cambiara.


Mat. 24:35
35 El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán.

El compró a la iglesia con su propia sangre, no nosotros ya que no podíamos, por tener sangre contaminada de todo pecado.


El claramente afirma que ningún hombre puede poner otro fundamento para la iglesia, pues este ya ha sido previamente establecido. Si nosotros cambiamos el modelo y forma que el dió a través de sus discípulos y ponemos nuestras propias reglas y reglamentos, contaminaremos las sagradas escrituras. Decimos estar calificados para interpretar la palabra de Dios y además decimos que la palabra de Dios debe ser terminada y por lo tanto necesita de la corroboración del ser humano. No debemos presuntuosamente tomar ese riesgo y la actitud soberbia de corregir a Dios. No debemos añadir nada a las tradiciones, doctrinas o al evangelio de Jesucristo.

2ª Tes.1:7-8
7 Y daros alivio a vosotros que sois afligidos, y también a nosotros, cuando el Señor Jesús sea revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles.
8 En llama de fuego, dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús.


2ª Tes. 2:15
15 Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra.

2ª Tes. 3:6
6 Ahora bien, hermanos, os mandamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la doctrina que recibisteis de nosotros.

2ª Juan 1:9
9 Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo.

1ª Tim. 4:16
16 Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.

1ª Pedro 4:17
17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si comienza por nosotros primero, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios?

Gal. 1:18
8 Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema.

Aquellos que hacen a un lado al Espíritu Santo; quien es el maestro y nos lleva a toda verdad (Juan 16:13-14), han sido piedra de tropiezo dentro de la iglesia desde sus inicios. (Gal. 2:11-16) Estos siempre quieren añadir, clarificar o corregir algo. Proclaman estar a favor de Dios, pero siempre andan creando división dentro de la iglesia, con su espíritu altanero de supuesta revelación divina. Estos creen que es su ministerio el interpretar lo que Dios revela en su palabra. Si esto así fuera, entonces por qué el Espíritu Santo es dado por igual a todos y no solamente a unos cuantos? Más bien entonces pareciera que los necesitáramos a ellos y no al Espíritu Santo. Ciertamente ninguno de nosotros debería de cambiar la revelación divina de Dios por la charlatanería de hombres.

Al igual que los fariseos, estos supuestos intérpretes de la Palabra de Dios buscan enaltecerse a si mismos, esclavizando a otros; haciendo a un lado nuestra libertad recibida en Cristo. (Gal. 3:1-5) Estos fariseos modernos al igual que sus predecesores agregan pesadas cargas a los hombros del pueblo de Dios; cargas que difícilmente pueden ser llevadas. (Mat. 23:4-7) Sin embargo el yugo de Cristo es fácil y ligera su carga. (Mat. 11:29-30)

No debemos permitirnos ser engañados, creyendo que Dios necesita de nuestra ayuda para definir, modificar o interpretar algo. No importa que tan bien intencionados esos supuestos líderes sean. Sus enseñanzas solo estropean la obra de Dios y crean disensión y división dentro de la iglesia. Por si acaso no usted no cree esto, solo mire a su alrededor.

En épocas pasadas en los periodos del Oscurantismo y la Edad Media, la iglesia paso por tremendos cambios a través de La Reforma. Dicha reforma produjo dos grandes movimientos dirigidos hacia la verdad y dirigidos también por el Espíritu Santo.

El primero comenzó con Martín Lutero en Alemania, y quien desafió a la institución católica romana. Dicha iglesia romana pensó que tenía el poder para pasar por encima de la autoridad de la Palabra de Dios. Como consecuencia la iglesia impuso doctrinas hechas por sus hombres beatos e hicieron hasta lo imposible para que estas doctrinas se cumplieran.

Mat. 15:8-9
8 "Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mí.
9 Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres."

Tras abandonar a la iglesia romana y a riesgo de sus propias vidas, Martín Lutero y los que le siguieron a el, se atrevieron a poner a la Palabra de Dios en su posición de autoridad, de gobierno y de modelo para la iglesia. Lutero, Tyndale, Wycliffe y otros valientes reformadores dentro de la lista innumerable, ofrecieron sus vidas por causa de la Reforma; pero sobresalieron y lograron elevar a La Palabra de Dios a su lugar debido y propio dentro de la iglesia, pero sin antes haber pagado a precio de sangre su osadía.

Pero aunque ellos elevaron La Palabra de Dios a un alto nivel, estos continuaron también con muchas de las tradiciones que habían heredado de la iglesia romana. Adoptaron de ellos el concepto de construir enormes y elaborados edificios con grandes arcos y detalles artísticos. Estos edificios incluían altares los cuales eran como pedestales en lo alto desde donde la gente los podía ver, trayendo consigo la división del liderazgo de una sola iglesia. Los líderes ahora se sentaban por encima de la congregación y se hicieron llamar clérigos. Y aunque dichas tradiciones de pupitre, pináculos, altares, vitrales y clérigos no se mencionan en la Biblia, las continuamos aceptando como la iglesia de hoy en estos días. Tan arraigadas tenemos estas tradiciones hoy en día que creemos que el templo en si es la iglesia. Y de hecho así lo creyó la gente en el pasado, pensando que un edificio era la casa de Dios y por lo tanto la llamo iglesia. Jamás se considero tomar en cuenta a las escrituras respecto a esto, pues si no ya hubiésemos dado cuenta de que la iglesia de Dios la constituye y somos cada uno de nosotros. (Heb. 3:6; 1ª Cor. 3:16) Si no, entonces ya hubieran sabido también que Dios no habita en templo hecho de manos. Ciertamente los apóstoles se congregaban en el templo o en las sinagogas en varias ocasiones, sin embargo nunca mostraron interés en construir una.


Hec. 7:48-49
48 Sin embargo, el Altísimo no habita en casas hechas por manos de hombres; como dice el profeta:
49 El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies; ¿qué casa me edificaréis?- dice el Señor- ¿O cuál es el lugar de mi reposo?
Si los reformadores hubiesen leído la amonestación que se encuentra en el segundo capitulo del Apocalipsis a la iglesia de Efeso, (vers. 4 y 5) se hubiese evadido la apostasía.


Apoc. 2:4-5
4 Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor.
5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio; si no, vendré a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te arrepientes.

Quizá entonces hubiesen encontrado el camino a la antigua iglesia primitiva de los apóstoles; llena de amor.

Hec. 2:46
46 Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,

Hec. 8:3
3 Pero Saulo hacía estragos en la iglesia entrando de casa en casa, y arrastrando a hombres y mujeres, los echaba en la cárcel.

Hec. 20:20
Cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa,

Rom. 16:3-5
3 Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús,
4 los cuales expusieron su vida por mí, a quienes no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles.
5 Saludad también a la iglesia que está en su casa. Saludad a mi querido hermano Epeneto, que es el primer convertido a Cristo en Asia.

1ª Cor. 16:19
19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan muy afectuosamente en el Señor.

Col. 4:15
15 Saludad a los hermanos que están en Laodicea, también a Ninfas y a la iglesia que está en su casa.

Fil. 1:2
2 Y a la hermana Apia, y a Arquipo, nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa:

En que momento las reuniones sencillas y llenas de amor que se efectuaban en las casas, se trasladaron de estas a los templos o a las catedrales? Quien dio la autorización de dicho traslado? En que momento Dios autorizo la construcción de edificios y convertirlos en iglesias?

1Reyes 8:27
27 Pero, ¿morará verdaderamente Dios sobre la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener, cuánto menos esta casa que yo he edificado.

Mal. 3:6
6 Porque yo, el Señor, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.

Si Dios no cambia, entonces el no autorizo el traslado; así que, quien lo hizo? A quien pertenece la iglesia?


Mientras la Reforma protestante crecía intensamente, otro grupo había sentido la mano opresora de Roma. Ellos también estaban hartos y cansados de obedecer sus reglas antibiblicas, así que se separaron, buscando regresar a la verdad e la Palabra de Dios y a la sencillez de la vida de la iglesia del primer siglo.

El segundo movimiento llego a ser conocido como el movimiento anabaptista. Estos requerían que aquellos que hubiesen sido bautizados en la iglesia romana, fueran bautizados de nuevo. Creían que el bautismo era cuestión de elección y que el bautizante tenía que ser creyente antes de ser bautizado. El término que utilizaron fue “el bautismo del creyente” y todos aquellos que practicaron esto vinieron a ser los anabaptistas, lo cual quiere decir: bautizados dos veces.

Su rechazo al bautismo que tuvieron durante su infancia en la iglesia romana provocó que se convirtieran en enemigos de Roma y también de todas las iglesias que practicaban el bautismo de los niños. Tan odiados fueron estos pacíficos grupos de anabaptistas que fueron perseguidos de frontera a frontera, acorralados, y ejecutados por todo el norte de Europa a lo largo de doscientos años.

La reforma protestante continuo creciendo y produjo muchos lideres los cuales siguieron practicando las costumbres de la iglesia romana, pero con una sola excepción; enseñaban la palabra de Dios a sus miembros y les permitían a todos tener acceso a los textos sagrados.

Los anabaptistas también lograron que las escrituras estuvieran a disposición de la gente y también a que se regresara a las reuniones en las casas y a que se disfrutara de la adoración sencilla tal y como se hacia en el primer siglo. Ellos compartían lo que tenían y aunque fueron tremendamente perseguidos, poseían rico conocimiento de la palabra de Dios y gran compañerismo en el nombre de Cristo entre ellos.

Sin embargo había una que otra anomalía en sus creencias que pasaron desapercibidas, hasta que estas llegaron a un límite en donde todo la estructura de la iglesia primitiva se colapso y por lo tanto la obra de Dios quedo truncada entre ellos. Tan difícil como resulte creerlo, estos seguidores de nuestro Señor comenzaron a hacer lo mismo que la iglesia romana les había hecho a ellos; justo lo mismo que había causado la división en el pasado. Comenzaron a poner a la iglesia como institución y a sus líderes por encima de la palabra de Dios. Comenzaron a poner reglas y normas no mencionadas en las escrituras. Justificaron estas añadiduras diciendo que esto no estaba prohíbo por la palabra y que además se beneficiaria la comprensión de las escrituras. La pregunta es; cree usted que Dios necesite de nuestra ayuda?

Al igual que la iglesia romana, estos buscaron legislar las costumbres de comida, bebida y nuestra apariencia en el diario vestir. La actitud que tomaron fue: “Si nosotros no definimos un estándar apropiado para la vestimenta, hasta que punto se llegara en lo sucesivo? Se olvidaron de que la interpretación de tales cosas debe ser dejada a la conciencia de cada uno y a la verdad reveladora del Espíritu Santo.

Juan 16:13-14
13 Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga; y os hará saber lo que habrá de venir.
14 El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber.

Mat. 15:8-9
8 "Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mí.
9 Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres."

Ellos dictaron no solo el tipo de vestimenta, sino que incluso llegaron a decidir que colores usar en la mayoría de los casos. Esto por supuesto, llevo a un incremento en la división de opiniones, creando confusión dentro de la sencilla iglesia quien fuera fuerte y sólida en su estructura tiempo atrás.


Mat. 23:4-5; 25-28
4 Atan cargas pesadas y las ponen sobre las espaldas de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.
5 Sino que hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres; pues ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos;
25 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno.
26¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio.
27 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
28 Así también vosotros, por fuera parecéis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad.


1Sam. 16:7
7 Pero el Señor dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.

Posteriormente los anabaptistas adoptaron el modelo de grandes estructuras con pupitre, y altares como en las iglesias romanas y así la iglesia protestante quedo instituida y clasificada por el código de vestimenta que se requería para asistir a ella. Pintoresca y muy interesante, pero falta de vida, verdad y unidad como la que tenia en el pasado.

Así entonces, la iglesia pertenece a sus miembros, o pertenece a nuestro Señor Jesucristo? Quizá tal vez debiéramos responder a todas estas preguntas nosotros mismos.



  1. Quien debe de escoger el lugar de reunión de la iglesia?
  2. Quien se encargara de las finanzas de la iglesia y lo que es mas; a quien pertenecen dichas finanzas?
  3. Quien será el responsable de dictar las reglas en la comida, bebida, vestimenta y los días sagrados?
  4. Quien es el que tendrá la autoridad de establecer las reglas para ser miembro?
  5. Quien tiene la autoridad de establecer costumbres y tradiciones en la iglesia?
  6. Quien tiene la autoridad de delegar a los que servirán como lideres?
  7. Que forma, si acaso hay alguna debera tener la estructura del liderazgo a seguir?
  8. Quien definirá las normas para establecer a los líderes?
  9. Quien dará su aprobación para tales normas de liderazgo?
  10. Se crea un ministerio para el hombre, y este se sirve del ministerio, o aquel siervo es acreditado por su servicio, don y autoridad ejecutando un ministerio? (Creamos una oficina para el profeta porque lo tenemos o mas bien señalamos a alguien como nuestro profeta, diacono, pastor o evangelista?
  11. Quien debera guiar y enseñar a sus miembros?
  12. Quien suplirá el modelo a seguir y los materiales?
  13. Donde se encuentra el modelo de la estructura de la iglesia a seguir?

Que es la iglesia?

  1. será acaso un club?
  2. Una organización?
  3. Una denominación?
  4. Un organismo viviente?
  5. O un simple edificio?

Según el diccionario griego ekkesia (iglesia) se traduce como: Un llamado, reunión popular, reunión religiosa de miembros o santos aquí en la tierra o en el cielo, o congregación.

La descripción bíblica dada en las escrituras va más allá.


La Iglesia es un sacerdocio santo. (1ª Pedro 2:5)
La Iglesia es una casa espiritual edificada con piedras vivas. (1ª Pedro 2:5)
La iglesia es el cuerpo de Cristo. Efesios (1:22-23)
La Iglesia es la novia. (Efesios 5:22-23)
La Iglesia es edificio de Dios. (1ª Cor. 3:9)
La Iglesia es familia de Dios. (Efesios 2:19)
La Iglesia es un rebaño. (1ª Pedro 5:2)
La Iglesia es el templo de Dios. (1ª Cor. 3:16)
La Iglesia es el pueblo de Dios. (1ª Pedro 2:10)
La Iglesia es la esposa del Cordero. (Apoc. 19:7)
Y esta no es siquiera un a lista completa; la iglesia es muchísimo mas que esto.
Para determinar de una vez y por todas a quien pertenece la iglesia debemos de responder las siguientes preguntas:
Si nosotros somos sacerdocio santo, entonces quien es el sumo sacerdote?
Si somos piedras vivas, entonces sobre que roca estamos fundamentados?
Si somos el cuerpo de Cristo, entonces quien es la cabeza?
Si somos la novia, entonces quien es el novio?
Si somos el edificio, entonces quien es el fundamento?
Si somos una familia, entonces quien es el padre?
Si somos un rebaño, entonces quien es nuestro pastor?
Si somos un templo, entonces a que dios servimos?
Si somos el pueblo de Dios, entonces a quien pertenecemos?
Si somos la esposa del Cordero, entonces quien es el cordero?

La respuesta a todas las preguntas anteriores es la misma: El Señor Jesús. Y ahora que hemos determinado a quien le pertenece la iglesia, debemos de darnos cuenta que como tal, debemos de recordar que:

A. No podemos tener otra doctrina más que la suya. (Mat. 15:9)

B. No podemos tener mas tradiciones que las que el dejo en su palabra. (2ª Tes. 2:15. 3:6; Col. 2:8, 14, 20, 22)

C. No hay otro evangelio más que el suyo. (Gal. 1:8:10)

D. No hay otro fundamento que el que ya esta puesto y que además esta revelado en su palabra. (Efesios 2:20; 1ª Cor. 3:11-13)

La iglesia es y será por siempre un organismo vivo, tal y cual una célula en nuestro cuerpo. Así como cada célula saludable debe de tener un programa genético para determinar su lugar y posición en el cuerpo y un núcleo que le permita crecer. Asimismo cada célula en el cuerpo de Cristo, o sea la congregación debe de tener su núcleo quien es Cristo y un lugar en el cuerpo al que podamos ser guiados por el Espíritu Santo. (1ª Cor. 3:6-7; Juan 16:13)


El siguiente poema es un reflejo de la iglesia de estos días.

La Iglesia y el mundo


La iglesia y el mundo se separaron.
En las olas cambiantes del tiempo,
El mundo cantaba un canto vertiginoso,
Y la iglesia un himno sublime.
“Ven y dame tu mano,” vociferó el mundo.
“Ven y camina conmigo este sendero.”
Mas la iglesia escondió su mano y
Solemnemente contesto un “No” Rotundo.
“Ven y camina conmigo aunque sea un poquito.”
Dijo el viento con tono amable.
“El sendero que camino es un sendero placentero,
Y el sol siempre brilla sobre el.
Mi camino como puedes ver, es un camino estrecho
Y sus puentes son grandes y amplios;
Hay espacio suficiente para ti y para mí,
Para viajar juntos en el sendero.”
Con timidez media, la iglesia se acerco al mundo
Y le dio su blanca mano;
El viejo mundo la tomo y caminaron juntos,
Pero le susurro al oído:
“Tu vestimenta es muy simple para mi gusto;
Te daré collares para que los uses,
Terciopelo y seda para tu bonita figura
Y diamantes para tu hermoso cabello.”
La Iglesia se avergonzó entonces de sus vestimentas,
Y miro entonces al mundo encantador,
Y se sonrojó al ver sus apuestos labios,
Y también su linda sonrisa halagadora.
“Cambiare mis ropas por otras mas costosas.”
Dijo la iglesia sonriendo de emoción;
Y así sus vestidos desaparecieron.
Entonces el mundo diole a cambio;
Hermosos satines y blancas sedas,
Rosas, gemas y perlas,
Y por sobre su frente un adorno hermoso para el cabello;
Ondulado de mil maneras y formas.
“Tu casa es demasiado sencilla.” dijo el mundo viejo.
“Te construiré una como la mía.”
Alfombras costosas y cortinas de lujo,
Muebles finos y costosos.
Y así el mundo le construyo una hermosa casa;
Esplendida en magnitud;
Sus hijos preciosos moraron ahí,
Destellando oro y púrpura.
Fiestas y manjares celebraban en casa,
El mundo y sus hijos habitaron así,
Risas, música y fiestas se oían doquier.
En la casa aquella que algún día fue de oración.
El ángel de misericordia voló sobre la iglesia,
Y susurro a ella: “Conozco tu pecado.”
La iglesia añoró el pasado,
Y deseo tener a sus hijos en un lugar así.
“Tus pastores son viejos y lentos.”
Dijo el viejo mundo con desdén.
“Asustan a mis hijos con tontas fábulas
Que no quiero que ellos oigan.
Hablan de fuego, azufre y dolor,
Y de los horrores de noches sin fin.
Hablan de lugares que nunca jamás
Debían ser mencionados en oído alguno.
Te enviare unos de mejor estampa,
Buen ver y muy ávidos.
Estos le dirán al pueblo que vivan como quieran,
Y que el cielo lo dejen para el ultimo.”
Los hijos del mundo y los de la iglesia,
Caminaron muy juntos;
Mano a mano,
Y solo el Maestro quien conocía bien a ambos,
Podía separarlos a los dos.
Entonces la iglesia murmuro entre dientes,
“Soy rica y con bienes que se multiplican,
No tengo necesidad de nada y nada hay por hacer,
Solo reír, bailar y celebrar.”
El mundo la oyó a lo lejos, sonrió maliciosamente,
Y burlonamente dijole a la iglesia:
“La iglesia ha caído, la hermosa iglesia,
Y su vergüenza son su fama y su orgullo.”


Pulpitos, pupitres, vitrales, alfombras, altares,
Y pináculos son la iglesia de hoy; será acaso
Que la iglesia esta mejor vestida hoy
Que cuando era joven y bella? (Apoc. 2:45)


Antes de que usted se decida a retar la fuerza de su propia fe y de tomar un paso hacia delante para ser un miembro practicante de la Iglesia primitiva del primer siglo; primero usted debera entender algunas cosas. Cualquier movimiento que usted haga en la dirección de Dios, es un movimiento para alejarse de Satanás. Si usted piensa que dicho movimiento pasara desapercibido, se equivoca totalmente. Si piensa que aquellos que se opondrán a usted, serán aquellos que sirven a Satanás abiertamente, se sorprenderá también cuando vea que los mismos que usted creía de su propia fe, también lo harán. Si, así es; usted debera estar listo para afrontar oposición de ambos lados, de los de su propia fe y de aquellos otros.

Mat. 10:34-37
34 No penséis que vine a traer paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada.
35 Porque vine a poner al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra;
36 y los enemigos del hombre serán los de su misma casa.
37 El que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí.


Muchos de estos le animaran a no dejar su iglesia actual. Le confesaran que ciertos cambios son necesarios, pero que para eso usted esta ahí, para ayudar a traer esos cambio. Hermanos, si esto fuese posible aun estaríamos bajo el mandato de la iglesia romana.

Como será que pudiésemos sostener o corregir un sistema en el cual no tenemos voz ni voto real. Si acaso protestamos nos miraran como conflictivos y nada pasara, ni cambiara. Podríamos pasar toda nuestra vida intentando cambiar la iglesia de hoy y convertirla en lo que fue la iglesia verdadera, y lo que es mas podríamos cambiar la denominación, pero nunca llegar a nada en concreto, solo perder toda una vida que Dios nos ha dado.


2ª Cor. 6:16-17
16 ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: Habitaré en ellos, y andaré entre ellos; y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
17 Por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor; y no toquéis lo inmundo, y yo os recibiré.

Cuantas veces hemos oído la invitación: “Vamos a la iglesia”
Pero si vemos que la iglesia es solo un edificio, como podremos asistir a ella? Debes de ser parte de ella. Los cristianos son parte del cuerpo de Cristo y de la iglesia. Usted no puede ser parte de la raza humana dos o tres veces por semana solamente. Así mismo no puede ser parte de la iglesia dos o tres veces por semana. O es verdaderamente parte de del cuerpo de Cristo y de su iglesia o de plano no lo es, al igual que no seria completamente parte de la raza humana, si solo perteneciese a ella, dos o tres veces por semana.

La iglesia no es una estructura física, sino una estructura espiritual. Ni Cristo ni los apóstoles jamás intentaron tomar cuidado de la familia de Dios en templos elaborados, catedrales o simples edificios. Ni siquiera un centavo se gastó en todo lo que fue la historia del Nuevo Testamento para construir una iglesia, edificio o seminario alguno.

Cuantas veces no oímos las voces del necesitado diciendo: Por que Dios no provee para nuestro sustento? Que, acaso Dios no se preocupa? Puede de verdad existir Dios y no ayudarnos?”

Si nosotros vendiéramos cada edificio que ha sido construido en el nombre de Cristo a un precio razonable en el mercado de valores, el interés acumulado y remunerado seria lo suficientemente grande para alimentar a todos los necesitados de este mundo a partir de hoy y hasta que Jesús venga de nuevo a la tierra.


Un pobre misionero Norteamericano sintió el llamado de Dios de ir a México y asistir las necesidades físicas y espirituales de los mexicanos en Cd. Juárez, la cual esta solo a unas millas de la frontera con El paso Texas. En El Paso se pueden apreciar muchísimas y bellas iglesias una detrás de la otra a lo largo del Río Grande. Literalmente alguien echó la casa por la ventana. Ya que una vista aérea de El Paso nos proporcionaría una imagen de una cama de clavos cuando al mirar hacia abajo viéramos como tantas iglesias con pináculos enormes adornando las calles dan esa impresión.

El misionero nunca pudo comprender como era posible que muchísimos pasaran hambre, justo cuando a su alcance estaban las llamadas casas de adoración. El misionero fue afectado tanto por esto, que le fue difícil conciliar el sueño por las noches.

Una noche mientras dormía, el tuvo un sueño. Soñó que se encontraba parado enfrente de una enorme iglesia edificada de piedra pura, con un enorme campanario que se erguía por encima de las calles. Algunas de las piedras de la iglesia eran pequeñas, otras muy grandes y en su sueño veía una enorme escalera extenderse por encima de las calles y casas y llegar hasta el campanario mismo.

En la punta de la escalera se encontraba Jesús, vestido con túnica y sandalias. El escribía algo en cada una de las piedras de la estructura de la iglesia. El misionero le llamo y le pregunto, que era lo que el estaba escribiendo.

Jesús miró hacia abajo, y con lágrimas en los ojos explico al misionero que cada piedra tenia un tamaño diferente y por lo tanto un valor diferente también.

Algunas piedras valían diez dólares, otras doce, y otras veinte y así sucesivamente. Entonces prosiguió a explicarle que cada piedra significaba cada niño que había muerto y que el precio era el valor de la muerte de un niño, y que lo que escribía en ellas era el nombre de cada niño.

En otras palabras, si la piedra costo diez dólares, el niño cuya piedra lleva su nombre, hubiese salvadora vida por un valor de diez dólares. Lo mismo seria con el de veinte y precios mayores. Cuando el misionero se despertó, no pudo olvidarse de su sueño y así el gracias a esto tuvo un cambio enorme en su vida.

Entonces, por que será que nos atrevemos a invertir los recursos de Dios en edificios? Como nos atrevemos a ignorar sus planes ya explícitos?

1ª Cor. 3:11-13
11 Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo.
12 Ahora bien, si sobre el fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja,
13 la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno.

Mat. 25:31-46
31Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de su gloria;
32 y serán reunidas delante de El todas las naciones; y separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos.
33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
35 "Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis;
36 estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.
37 Entonces los justos le responderán, diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber?
38 "¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos?
39 "¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?"
40 Respondiendo el Rey, les dirá: "En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis."
41 Entonces dirá también a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles.
42 "Porque tuve hambre, y no me disteis de comer, tuve sed, y no me disteis de beber;
43 fui forastero, y no me recibisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. "
44 Entonces ellos también responderán, diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o como forastero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?"
45 El entonces les responderá, diciendo: "En verdad os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de los más pequeños de éstos, tampoco a mí lo hicisteis."
46 Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna.

Hec 7:48-49
48 Sin embargo, el Altísimo no habita en casas hechas por manos de hombres; como dice el profeta:
49 El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies; ¿qué casa me edificaréis?- dice el Señor- ¿O cuál es el lugar de mi reposo?

Desafortunadamente muchos creen que ya han invertido demasiado dinero, tiempo, educación en hacerlo todo mal; que les cuesta demasiado regresar y volver a hacer todo de nuevo otra vez. Les resulta mucho más fácil justificar o ignorar a sus conciencias cuando encuentran materiales como estos. Después de todo, que harán ellos con tantos edificios? Es demasiado tarde para ellos y cambiar no lo cree así? O será que si se puede? Todo depende de que tan serio es su amor y compromiso para con el Señor y su palabra.

Como parte de la iglesia usted debe vivir y caminar en la verdadera fe de Dios. La iglesia es un estilo de vida y no solamente un lugar de visita. (1ª Juan 1:7)

Tomar un paso hacia delante y regresar hacia la iglesia primitiva, provocara el enojo tremendo de Satanás. Pero contra este tipo de iglesia el no podrá ganar. (Mat. 16:18) Pero si el logra mantenerle lejos de formar parte de una iglesia verdadera, entonces le podrá mantener espiritualmente impotente de por vida. La iglesia comenzó con el primer discurso de Pedro, justo como Jesús dijo que se iniciaría. (Mat. 16:18) Y aunque el enemigo ha intentado destruirla, permanecerá firme por siempre. (Hec. 2:38-42)

Habrá algunos que querrán retenerle, unos de su propia familia, su propia iglesia incluso y también sus amigos. Le acusaran de hereje, de unirse a una secta, de abandonar a su familia y amigos. Será demasiado duro a veces, pero al final se sentirá satisfecho. Su elección de vivir de acuerdo a las normas de Dios, te traerá enemigos y lo que es mas, persecución de aquellos que aun jamás se imagino.

2ª Tim. 3:12
12 Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos.

Pero por favor aguante, mantengase firme y no se rinda! Recuerde que Dios le entiende y le recompensara por su fidelidad, si usted continua firme en la fe que el nos dio. (1ª Cor. 15:58; Fil. 3:13-14)

Algunos le insistirán que Dios solo revela su voluntad a través de la congregación o de los clérigos, pero esto no es así. Ningún hombre en cada una de las páginas de la Biblia fue llamado por medio de otro, sino por medio de Dios.

Aunque es cierto que Dios habla a través de los humanos, su llamado para servir viene aquellos que el ha llamado de antemano, aunque estos sean niños espirituales ante los ojos de muchos. (1ª Sam. 3:4-10)

La decisión final esta en usted; seguir a Dios o seguir al hombre.

Solo tome en cuenta recordar el precio a pagar antes de comenzar, ya que debe estar dispuesto a dejar todo a un lado para poder ser discípulo de el. Así que tome en cuenta el precio a pagar. (Luc. 14:33)

Será requerido tomar su cruz día con día y seguirle. Así que tome en cuenta el precio. (Luc. 9:23)

Si a el lo odiaron, también a usted lo odiaran. Así que tome en cuenta el precio. (Juan 15:18-20)

Tome en cuenta el precio primero y así estará en posibilidades de terminar lo que ha comenzado. (Luc. 14:28)

Dios estará con usted; el le sostendrá, ya que todas las cosas se pueden hacer a través de el. (Fil. 4:13) No le de vueltas a llamado de Dios, solo obedézcalo.

Pov. 3:5-6
5 Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento.
6 Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas.

Una vez que comience y una vez que busque hacer las buenas obras, encontrara su primer amor.

Apoc. 2:4-5
4 Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor.
5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio; si no, vendré a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te arrepientes.

Una vez que ya haya calculado el costo y haya iniciado su regreso hacia la iglesia de Cristo, ya no habrá marcha atrás.

Luc. 9:62
62 Pero Jesús le dijo: Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios.


Piense y recuerde aquellas palabras del canto titulado, “He decidido Seguir a Cristo.”


“He decidido seguir a Cristo, no hay marcha atrás.”

El mundo dejo, la cruz enfrento; no hay marcha atrás.”

Aunque solo ya vaya, el conmigo estará; no hay marcha atrás.”

“Decidirás tu hoy seguir a Cristo, sin marcha atrás, sin marcha atrás?”